Conocer matemáticamente al enemigo

A. Ruiz Ciudad Real
Tiene una duración de tres años prorrogable a cuatro / Clara Manzano

Tiene una duración de tres años prorrogable a cuatro / Clara Manzano

La Junta Provincial de la Asociación Española Contra el Cáncer concede una beca predoctoral a Carmen Ortega para analizar con modelos matemáticos la evolución del tumor cerebral más frecuente

La Junta Provincial de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) entregó este martes a la bióloga Carmen Ortega una beca predoctoral para caracterizar con modelos matemáticos cómo evoluciona desde que empieza a formarse hasta que se consolida el gliobastoma, “un tumor cerebral primario, el más frecuente y de mal pronóstico”.
De tres años prorrogable a cuatro es esta beca predoctoral de 21.000 euros anuales con la que se tratará de “identificar qué va ocurriendo” en la evolución del gliobastoma para con esa información “proponer estrategias terapéuticas que puedan mejorar el pronóstico de los pacientes”, comentó Ortega, que estuvo acompañada en la recepción de este respaldo a su investigación por el investigador sénior de Laboratorio y profesor titular de la UCLM, Gabriel Fernández, y el director de Laboratorio de Oncología Matemática, Víctor Pérez.
A través de algoritmos y programas matemáticos, que permiten no ceñirse a un tipo de experimento sino realizar miles en paralelo, se buscará identificar las características evolutivas del tumor incorporando información real proporcionada por distintos hospitales españoles y europeos de seguimiento de pacientes por imagen, datos clínicos, de respuesta y moleculares para llegar a “posibles protocolos terapéuticos que puedan suscitar ensayos clínicos”, destacaron.
El presidente provincial de la AECC, Félix Peinado, expresó su satisfacción por la entrega de esta tercera beca predoctoral que concede la asociación ciudarrealeña que espera conceder una cuarta el próximo año y que en el presente ejercicio tiene comprometidos 200.000 euros en investigación. Desde el año 2013, ésta junto a las otras 52 Juntas Provinciales de la AECC han aportado “70 millones de euros a investigación”, lo que ha contribuido a que el cáncer “no sea sinónimo de muerte”, incrementándose las posibilidades de supervivencia al afrontar esta enfermedad, ante la cual, además de la investigación, también es esencial “el propio interés del paciente por sobrevivir, la fuerza que es capaz de sacar de sí mismo” para superarla.
En el acto de entrega de la beca predoctoral al proyecto ‘Dinámica evolutiva aplicada a la optimización de terapias en gliobastoma’, participó un “superviviente” a la enfermedad, Pedro José Rodado Horcajada, quien logró el pasado verano el reto solidario de nadar diez kilómetros en las Lagunas de Ruidera, logrando recaudar 6.700 euros para la AECC. Rodado Horcajada animó a luchar contra el escepticismo y mostró su apoyo a destinar estos recursos a la investigación para atajar la enfermedad.