Cruce de insultos en la protesta antitaurina a la salida de la última corrida de la feria de Ciudad Real

Belén Rodríguez Ciudad Real
Antitaurinos abroncando a los aficionados a la salida de los toros:

Antitaurinos abroncando a los aficionados a la salida de los toros: "Ahí está la vergüenza nacional" / Clara Manzano

La Asociación Cultural Antitaurina de Ciudad Real ha llevado esta noche en manifestación a varios cientos de personas hasta la plaza de toros bajo el lema 'Toros sí, pero vivos'. Los manifestantes han coreado consignas contrarias a tauromaquía y han increpado a los aficionados cuando salían de la plaza, que a su vez les han respondido con improperios. El fuerte despliegue policial que ha separado a unos de otros ha impedido que los conatos de pelea fueran a más

Bajo el lema ‘Toros sí, pero vivos’, el movimiento antitaurino provincial ha reunido esta noche en Ciudad Real a varios cientos de personas, que han acudido en manifestación hasta la plaza de toros para protestar contra la tauromaquia al final de la corrida más importante de la feria de la Virgen del Prado.

Mientras los toreros Morante, Aníbal Ruiz y José María Manzanares –el cartel con más público- remataban sus faenas en el coso y cientos de personas seguían el espectáculo, en un lateral exterior de la plaza antitaurinos y defensores de los derechos de los animales han intentado espolear conciencias denunciando el lado salvaje de la fiesta nacional, con consignas como “Esta plaza la vamos a cerrar”, o señalando el coso para incidir en una idea: “Ahí está la vergüenza nacional”.

Este año la concentración la ha convocado la Asociación Cultural Antitaurina de Ciudad Real, con el apoyo de una veintena de protectoras y grupos animalistas provinciales y de ámbito estatal. El año pasado también estuvieron pero su presencia fue más discreta, puesto que prosteron al comienzo de una de las corridas.

Taurinos respondiendo con gestos a los manifestantes, separados por una valla / Clara Manzano

Taurinos respondiendo con gestos a los manifestantes, separados por una valla / Clara Manzano

La protesta, a la salida de la corrida central de la feria, pasadas las diez de esta noche / Clara Manzano

La protesta, a la salida de la corrida central de la feria, pasadas las diez de esta noche / Clara Manzano

“Taurino cómprate un libro”

Esta vez los manifestantes, que han llegado a las inmediaciones de la plaza sobre las nueve y media de la noche y han ocupado un espacio acotado por la policía, han esperado el final del festejo, pasadas las diez, para abroncar a los aficionados que iban saliendo de la plaza con lemas como “Taurino cómprate un libro”, “Aquí estamos, nosotros no matamos” o “Yo no me divierto con el sufrimiento”.

Aficionados saliendo de la plaza, con la protesta antitaurina al fondo (video) / Clara Manzano

Aficionados saliendo de la plaza, con la protesta antitaurina al fondo (video) / Clara Manzano

Muchos se lo han tomado con humor y han respondido al griterio antitaurino (batucada incluida) con saludos y gestos con la mano, pero el ambiente se ha ido caldeando a medida que salían más y más aficionados. “Que vergüenza que por cuatro, miles de personas tengamos que salir por un lateral”, (en alusión al pasillo vallado que ha establecido la policía para que no se juntasen), decía un aficionado. Y más bronca para los medios de comunicación, culpándonos  de alentar con nuestra presencia la protesta, inédita en Ciudad Real.

“Asesinos”, gritos contra Aníbal Ruiz y Manzanares

Los momentos de mayor tensión se han vivido cuando dos de los diestros, Aníbal Ruiz y Manzanares, han salido a hombros aplaudidos por los aficionados. En ese instante desde el lado antitaurino han empezado los gritos de “asesinos”, “asesinos”, que los aplausos del otro bando han intentado acallar (los toreros, a hombros por el lado contrario, ni se han enterado).

Un momento de conato de pelea en una zona por la que salían los aficionados / Clara Manzano

Un momento de conato de pelea en una zona por la que salían los aficionados / Clara Manzano

La policía identificando a uno de los activistas pro abolición / Clara Manzano

La policía identificando a uno de los activistas pro abolición / Clara Manzano

Antitaurino: “Garrulo”; taurino: “Perroflauta”

Pese al amplio despliegue de la Policía Nacional, con agentes uniformados y otros de paisano entre la gente, ha habido muchos encares e insultostos entre antitaurinos llamando “garrulo” a un taurino, que a su vez les ha respondido con un “perroflauta”. “Anda ya, iros a coger piedras”, le ha gritado otro aficionado a los toros a varios de los manifestantes más exaltados. Uno de ellos ha terminado identificado por la policía y dice que en el forcejeo se le ha roto el teléfono móvil.

En la concentración también se ha leído un manifiesto denunciando a los ayuntamientos que siguen subvencionando las corridas de toros en la provincia. Entre los manifestantes pro abolición de los toros, las concejalas de Ganemos en el Ayuntamiento de Ciudad Real  Nieves Peinado y Prado Galán, en sintonía con lo que defienden en los plenos.

¿Manifestarse cuando se celebra una corrida no es provocar? Luis Zamarreño, secretario de la Asociación Cultural Antitaurina responde con contundencia: “Si vamos a defender que no maten esos toros tenemos que hacerlo en el mismo momento en el que se están matando”.

Concentración antitaurina el domingo a la salida de los toros en Ciudad Real / Clara Manzano

Concentración antitaurina el domingo a la salida de los toros en Ciudad Real / Clara Manzano

Alzar la voz en la calle y cuando se matan

La Asociación Cultural Antitaurina de Ciudad Real, que se creó hace sólo un año, ha convocado esta protesta rebatiendo el principal argumento de los aficionados a los toros: que son muchos. Los no taurinos también, “somos miles y miles las personas que rechazamos estas tradiciones sangrientas y anacrónicas, es hora de salir a la calle y luchar por ellos”.

El colectivo, que pretende estar presente en las ferias taurinas más importantes de la provincia (estuvieron en julio en Manzanares), entiende que esta lucha contra los toros es precisa,  “es necesario concienciar a las personas mayores y pequeñas de la familia, pero cuando realmente se muestra el compromiso y la cantidad de personas que formamos este colectivo es alzando la voz en las calles”.