CSIF pide a las gerencias del Sescam que exima a sus trabajadores de tomar sus vacaciones de verano en junio

J. M. Izquierdo Ciudad Real
El sindicato pide al Sescam que exima a sus trabajadores de vaciones en junio /Lanza

El sindicato pide al Sescam que exima a sus trabajadores de vaciones en junio /Lanza

El sindicato propone a las GAI de Ciudad Real, Alcázar de San Juan, Manzanares, Puertollano, Tomelloso y Valdepeñas que contemplen un periodo vacacional desde julio para que los profesionales del ámbito sanitario puedan disfrutarlo tras la fase 3

El coronavirus ha dejado exhaustos a los profesionales del ámbito sanitario que trabajan sin descanso desde el inicio de la pandemia. Por eso, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios solicita a las Gerencias de Atención Integrada (GAI) del Sescam en Ciudad Real, Alcázar de San Juan, Manzanares, Puertollano, Tomelloso y Valdepeñas que retrasen el inicio del periodo vacacional al mes de julio, con el fin de que el personal de estos centros pueda disfrutar de un merecido descanso tras la fase 3, momento en el que estarán permitidos los desplazamientos a otras provincias, como reclaman en nota de prensa.

Hasta ahora las fechas de vacaciones contempladas por estas GAI abarcan del 15 de junio al 30 de septiembre, lo que supone que muchos trabajadores tengan que coger sus vacaciones en Ciudad Real entre la fase 2 y la fase 3, puesto que la provincia no prevé alcanzar la última etapa de la desescalada hasta finales de junio. Por tanto, CSIF considera que permitir esto supone privar a muchos de estos profesionales de su oportunidad de viajar fuera de la provincia, algo habitual durante el verano.

A esto se suma, además, la intención del Sescam de contar con todos sus profesionales en octubre por si se produce una segunda ola de contagios en otoño, algo que ha advertido el Ministerio de Sanidad, lo que supone que muchos tengan que verse obligados a tomar sus vacaciones en junio pese a no ser lo deseado.

Por tanto, la Central Sindical señala que trasladar el inicio el periodo estival no supondría ningún coste para las arcas públicas y que sólo vendría acompañado de beneficios para el Sescam, ya que permitirá a sus trabajadores salir de provincia y reencontrarse con sus seres queridos. De esta forma, podrán aprovechar más el descanso y, por tanto, reincorporarse nuevamente con energías suficientes para afrontar posibles rebrotes de la pandemia.