Veintitrés centros educativos de Ciudad Real apuestan por la digitalización

Lanza Ciudad Real
Carmen Teresa Olmedo, delegada de la Junta de Comunidades en Ciudad Real / Archivo

Carmen Teresa Olmedo, delegada de la Junta de Comunidades en Ciudad Real / Archivo

La delegada de la Junta habla de la Ley por una sociedad libre de violencia de género / J. Jurado

El proyecto 'Carmenta', promovido por el Gobierno de Castilla-La Mancha, supone la sustitución de libros por tabletas. En la provincia, hay implicados colegios de Almadén, Bolaños de Calatrava, Cabezarados, Campo de Criptana, Carrión de Calatrava, Chillón y Corral de Calatrava, además de La Solana, Llanos, Pedro Muñoz, Socuéllamos, Ciudad Real, Malagón, Moral de Calatrava, Villanueva de los Infantes, Villarrubia de los Ojos, Alamillo y Cinco Casas

En su apuesta por avanzar en la adaptación del proceso de enseñanza y aprendizaje a las nuevas tecnologías, el Gobierno de Castilla-La Mancha incorpora para el curso escolar 2018-2019 a 23 centros educativos de la provincia de Ciudad Real al proyecto ‘Carmenta’.

La delegada de la Junta de Comunidades en Ciudad Real, Carmen Olmedo, ha explicado que el proyecto consiste en la utilización por parte del alumnado y del profesorado de tabletas en las que se instalan las licencias digitales de las asignaturas que se vayan a trabajar en este formato de la editorial que el centro escolar elija.

La idea es “poner a disposición del profesorado métodos más innovadores de enseñanza, procurar una implantación voluntaria a medida que los centros lo vayan solicitando de manera consensuada con la comunidad educativa”.

El Colegio Don Quijote funcionó el curso pasado como centro piloto

Olmedo ha recordado precisamente que durante el pasado curso el colegio de educación infantil y primaria (CEIP) Don Quijote de la capital ciudadrealeña ya funcionó como centro piloto con la participación de 56 alumnos en el que cada uno de los escolares y tutores recibieron tabletas con las correspondientes licencias para las materias troncales de lengua española, matemáticas, ciencias sociales y ciencias naturales con el objetivo de que las clases se impartan con este nuevo formato digital.

Una experiencia que a partir de septiembre llegará también a CEIP Hijos de Obrero (Almadén), Arzobispo Calzado (Bolaños de Calatrava), Nuestra Señora de Finibusterre (Cabezarados), Sagrado Corazón (Campo de Criptana), Nuestra Señora de la Encarnación (Carrión de Calatrava), Nuestra Señora del Castillo (Chillón), Don Quijote y Pérez Molina de la capital, Nuestra Señora de la Paz (Corral de Calatrava), El Santo y La Moheda (La Solana), El Oasis (Llanos del Caudillo), Nuestra Señora de los Ángeles y Maestro Juan de Ávila (Pedro Muñoz), El Coso y Carmen Arias (Socuéllamos), además de los institutos de educación secundaria (IES) Torreón del Alcázar (Ciudad Real), Estados del Duque (Malagón), Peñalba (Moral de Calatrava), Ramón Giraldo (Villanueva de los Infantes) y Guadiana (Villarrubia de los Ojos) y los centros rurales agrupados (CRA) de Alamillo y Cinco Casas.

Esta implantación tiene lugar después de que desde la Consejería de Educación, Cultura y Deportes se haya supervisado su buen funcionamiento en los seis centros pilotos de la región a través de entrevistas, cuestionarios de evaluación y análisis del funcionamiento del dispositivo.

Ochenta centros de Castilla-La Mancha

Precisamente, las cifras del proyecto ‘Carmenta’ se resumen en 80 centros en Castilla-La Mancha para el nuevo curso escolar en el que participarán 450 profesores y 4.000 alumnos, 1.800 de ellos becados, gracias a las 1.332 tabletas y los 215 monitores interactivos tras una inversión de un millón de euros, que “permitirán tanto el control del trabajo individual de cada escolar en su dispositivo, como la corrección de sus tareas, así como la utilización de un amplio abanico de recursos digitales en las explicaciones que harán más ameno el aprendizaje”, ha concluido Olmedo.