Diversión, salud y autonomía con la cocina mediterránea

Juan Cruz con los niños que participan en el campamento / Elena Rosa

Juan Cruz con los niños que participan en el campamento / Elena Rosa

Inculcar una alimentación y hábitos de vida saludables a los más pequeños es fundamental para su posterior crecimiento y desarrollo en salud. Ante esta evidencia el cocinero ciudarrealeño Juan Cruz traslada su experiencia en su escuela de cocina a un Campamento Urbano Gastronómico en el que enseña a los niños una cocina saludable basada en las bondades de la Dieta Mediterránea.

La salud es el bien más preciado de cualquier persona y su cuidado debe ser una tarea constante en la que trabajar día a día y desde el inicio de la vida. Por este motivo el cocinero ciudarrealeño Juan Cruz ha decidido este verano apostar por una iniciativa diferente en la que la alimentación y los hábitos de vida saludable sean los protagonistas. Se trata de los Campamentos Urbanos Gastronómicos. ‘Futuros Minichef’, con la que pretende facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar de los padres mediante un proyecto en la que los niños puedan dar sus primeros pasos en la cocina desde un punto de vista saludable, con la Dieta Mediterránea como gran referente.

Cuando uno visita el restaurante La Noria, en Ciudad Real, durante estos días de verano, puede ver a numerosos niños afanados en preparar desayunos saludables, en picar verdura para una nutritiva comida que elaborarán ellos mismos, o ricos postres en los que la fruta es la protagonista.

Los niños durante una de las actividades / Elena Rosa

Los niños durante una de las actividades / Elena Rosa

Para Juan Cruz en estos campamentos se quiere dar a los niños una interesante educación gastronómica que les hará ganar en salud y les permitirá ser más autónomos en su vida. “Si aprenden a colocar la mesa, cocinar, recoger y limpiar… es un primer paso para que en el futuro sean más libres”, asegura el cocinero Juan Cruz.

El que los niños se conciencien bien pronto de la importancia de una alimentación saludable, de qué productos son buenos y cuáles dañinos, es fundamental. Y es que la realidad muestra que el 53% de la población española adulta está por encima de su peso, -un 36% sobrepeso y un 17% obesidad- una prevalencia que ha aumentado a una velocidad alarmante en todo el mundo, pero que en España se ha estabilizado en los últimos años. En el caso de los niños, el 12% padece sobrepeso y el 14% obesidad.

Cruz considera que es necesario concienciar cuanto antes a los más pequeños sobre los hábitos ntricionales saludables / Elena Rosa

Cruz considera que es necesario concienciar cuanto antes a los más pequeños sobre los hábitos ntricionales saludables / Elena Rosa

Esta es la principal razón que motivó a Cruz a impulsar esta iniciativa, que se plantea como una continuación de la Escuela ‘Nada como en casa’ que el cocinero tiene desde hace cuatro años en el corazón de Ciudad Real.

Campamento

El campamento permite disponer de más tiempo para que los niños puedan aprender más cosas que no sólo se limitan a cocinar y conocer los alimentos, sino que se complementan con las tareas más oscuras de la cocina, como limpiar, recoger la mesa… en definitiva, todo lo que se hace en una casa.

A primera hora en el campamento los niños elaboran su desayuno saludable, con la fruta con protagonista. Pueden ser zumos, ‘smoothies’ o trozos de fruta que se acompañan con otros personajes principales como cereales, lácteos e incluso un poquito de carne. Tras el desayuno los niños juegan y aprenden sobre los alimentos y diferentes culturas gastronómicas para después comenzar a preparar las elaboraciones que compondrán su comida que cada día varía, desde pasta, arroz, legumbres, guisos, entre muchísimos otros tipos de la extensa cultura mediterránea.

Con productos propios de la dieta mediterránea / Elena Rosa

Con productos propios de la dieta mediterránea / Elena Rosa

En este punto Cruz destaca que el campamento quiere ampliar los horizontes de los niños y cada semana se centra en dar a conocer las costumbres y platos de cada uno de los países que componen la denominada cultura mediterránea: Grecia, Italia, Francia, Portugal, España, Turquía, Egipto, Líbano, Palestina, Israel y Marruecos tendrán su momento para expandir el conocimiento de los futuro de los minichefs, que también podrán disfrutar de un monográfico especial sobre la gastronomía de Castilla-La Mancha. En este sentido, para enseñar a los pequeños sobre el Mediterráneo recomienda el recetario ‘La Dieta Mediterránea para niños. Un viaje por el Mediterráneo, entre sabores y tradiciones’, un proyecto de la UE de la mano de Slowmed que puede conseguirse gratuitamente en Internet y del que se incluyen dos recetas en este reportaje.

Aprendiendo a cocinar de forma saludable / Elena Rosa

Aprendiendo a cocinar de forma saludable / Elena Rosa

En este punto Cruz también destaca que la Dieta Mediterránea también tiene mucha esencia la relación entre las personas. Por eso en ningún momento no falta el juego en este campamento del que el cocinero subraya que es su pequeño granito de arena para tratar de impulsar la Dieta Mediterránea, una dieta sanísima que hay que conservar y recuperar para ganar en salud.

Inculcar poco a poco

¿Y cómo se inculca a los niños que hay que comer más fruta y verdura? Para Juan Cruz es algo que hay que ir inculcando poco a poco desde casa. En este sentido recomienda que los niños ayuden a cocinar, porque si lo hacen ellos se animan más a comerlo. “Sí han cortado la zanahoria y ha echado distintos ingredientes…  pues dirá ‘lo tengo que probar, que lo he hecho yo”.

Juan Cruz, promotor del campamento / Elena Rosa

Juan Cruz, promotor del campamento / Elena Rosa

En esta línea también es recomendable que traten de probar la verdura en distintas elaboraciones y puedan de este modo apreciar de qué forma le gusta más. “Esto es igual que cuando están en clase. A lo mejor no le gusta la Historia, pero si el profesor lo hace bien, a lo mejor el niño al final acaba adorando la Historia”, afirma Cruz, que insiste en que hay que trabajar en la alimentación saludable de los niños poco a poco.

Como anécdota de los primeros días del campamento recuerda como los niños se pusieron a llorar mientras picaban cebolla, lo que les ejemplificó al máximo el esfuerzo que supone hacer determinadas cosas.

Uno de los objetivos es dar autonomía a los más pequeños / Elena Rosa

Uno de los objetivos es dar autonomía a los más pequeños / Elena Rosa

Para Cruz el aprender a cocinar y comer saludable es sinónimo de salud y libertad y, bromeando, afirma “también les servirá a los niños en el futuro para ligar”.