El Ayuntamiento luce “con mucho orgullo” la bandera LGTBI+ para dar visibilidad a este colectivo y la discriminación que sufre

A. Ruiz Ciudad Real

Ciudad Real acoge la celebración del Orgullo Regional 2018 en el que se incide en el sexilio de las personas que se ven obligadas a marcharse a grandes ciudades al no sentirse respetadas o representadas donde residen

El balcón del Ayuntamiento luce desde las doce del mediodía de este viernes la bandera LGTBI+ (Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales, Intersexuales y cualquier otra orientación no heteronormativa) y Ciudad Real acoge la celebración del Orgullo Regional 2018 con la que se quiere visibilizar a este colectivo y las discriminaciones que sufre.

Con el actual equipo de Gobierno, se colocó en junio de 2015 por primera vez “la bandera del orgullo con mucho orgullo en el balcón municipal del Ayuntamiento”, indicó la concejal de Igualdad, Manuela Nieto, que agradeció a las asociaciones LGTBI la elección de Ciudad Real para ser este año el centro a nivel autonómico de sus reivindicaciones y visibilización.

Nieto, que subrayó que Ciudad Real es una ciudad de acogida, diversa y donde todo el mundo puede ejercer sus derechos libremente, animó a participar en las actividades programadas en el marco del Orgullo LGTBI+ Castilla-La Mancha que busca que la ciudadanía se sume a las “reivindicaciones por la libertad de derechos de orientación sexual e identidad y expresión de género”, indicó Ignacio de la Iglesia Caballero, presidente de la Asociación WADO, que resaltó que “no hace falta ser la causa para defender una causa. Yo, como hombre feminista, no me hace falta ser una mujer para defender los derechos de las mujeres, por lo que cualquier persona tiene que ser una aliada de los derechos LGTBI que al fin y al cabo son los derechos humanos de las personas”, expuso.

Con la celebración del Orgullo Regional, se persigue dar “una visibilidad clara” al colectivo LGTBI que “todavía sufre discriminación”, la cual puede ser a nivel social o laboral, sexual o de género, pero también racial o xenófoba, con lo que “hay personas que sufren múltiples discriminaciones”, indicó De la Iglesia, que abogó por una Ley Contra Delitos de Odio, no específica contra LGTBIfobia, porque las discriminaciones pueden ser múltiples, vinculadas por ejemplo con el credo religioso, origen étnico o si eres emigrante. “Lo importante es una Ley Contra los Delitos de Odio ya que hay que luchar por los derechos de todas las personas”, señaló el representante de Wado LGTBI Castilla-La Mancha, asociación coordinadora del Orgullo 2018.

De la Iglesia animó a la ciudadanía a sumarse a las reivindicaciones del LGTBI que son el respeto de los derechos humanos de todas las personas / Elena Rosa

De la Iglesia animó a la ciudadanía a sumarse a las reivindicaciones del LGTBI que son el respeto de los derechos humanos de todas las personas / Elena Rosa

De la Iglesia, que indicó en relación con los delitos de odio al colectivo LGTBI que en Castilla-La Mancha “no hay cultura” de hacer denuncias y prima el miedo a denunciar, animó a todas las personas que sufran algún tipo de agresión o la visibilicen lo denuncien. Así mismo, destacó la importancia de la formación en la escuela pública, los institutos y el funcionariado público, incluido los profesionales de la Justicia, para saber abordar los problemas que sufre el colectivo LGTBI que se corresponde con “en torno al diez por ciento de la población”.

Sexilio

También el Orgullo Regional de Castilla-La Mancha quiere enfocar la cuestión del sexilio, que tienen que a veces emprender las personas de este colectivo emigrando de esta Comunidad Autónoma a grandes ciudades como Madrid porque consideran que “se sienten aisladas y no representadas por parte de las instituciones públicas”.

En una región de entorno rural, con zonas como en la provincia de Guadalajara con “la misma densidad de población que Siberia”, no encuentran el mismo respeto y representatividad que en ciudades como Madrid, Valencia o Sevilla, expuso De la Iglesia, que indicó que a las personas de este colectivo “muchas veces se las discrimina en el entorno laboral” y citó ejemplos de despidos, denunciados a su asociación, esgrimiendo que habían ocultado que estaban casadas con una persona del mismo sexo y género. Así mismo, por el concepto denominado ‘pluma’ “a lo mejor no se le contrata en un taller mecánico al igual que no lo harían con una mujer por los principios del sistema patriarcal” y “se dan casos de que a las personas transgénero y transexuales se les dice que no son aptas según determinadas empresas por el tema de la imagen”.

También están las discriminaciones en pueblos donde las personas del colectivo LGTBI “son ninguneadas” o a cuyo paso “se hacen cuchicheos” y las dificultades que encuentra la persona transgénero o transexual si no ha conseguido el cambio de nombre o género en el DNI, agregó De la Iglesia, que indicó, a su vez, que el sistema de contratación en España debe cambiar y no obligar, como ocurre en el británico, a poner la foto en el currículum a la hora de optar a un puesto de trabajo.

Los concejales del PP, Rosario Roncero; Ganemos, Prado Galán y Nieves Peinado; y Ciudadanos, Francisco Javier Fernández-Bravo, acudieron a la colocación de la bandera del arco iris en el Ayuntamiento, así como el secretario provincial de CCOO, José Manuel Muñoz, que destacó el apoyo de su central sindical a la lucha contra las discriminaciones que todavía se siguen produciendo en los centros de trabajo por razones de sexo y condición sexual.

También UGT y Cruz Roja Juventud se han sumado al respaldo al colectivo LGTBI, cuyas actividades cuenta con la colaboración del Ayuntamiento, la Diputación, la Junta de Comunidades y el Instituto de la Mujer, así como locales como Ikebana que acogerá el sábado 16, al caer la medianoche, la Fiesta Fin del Orgullo.