El Colectivo Estudiantil denuncia la “situación extrema” de los estudiantes de Medicina de Ciudad Real

Lanza Ciudad Real
Facultad de Medicina de Ciudad Real / Elena Rosa

Facultad de Medicina de Ciudad Real / Elena Rosa

Lamenta que estén “sometidos a una carga de trabajo excesiva debido a un plan de estudios nefasto”

El Colectivo Estudiantil de Ciudad Real criticó “la situación extrema que viven los estudiantes de Medicina del Campus de Ciudad Real”, quienes están “sometidos a una carga de trabajo excesiva debido a un plan de estudios nefasto, con muy poca flexibilidad en los horarios”.

Según indicó en un comunicado el Colectivo Estudiantil, del 64,4 al 70,7 por ciento de los alumnos afirma que es “difícil realizar actividades más allá de la carrera, si lo hago es a costa de horas de sueño, notas, comer bien…”, según una encuesta realizada el pasado curso 2017-18.

También afirman en porcentajes superiores a un 75,6 por ciento que el modelo docente no les permite conciliar una vida socio-familiar satisfactoria, afirmación que alcanza un 98,2 por ciento en alumnos del segundo ciclo. Pero no sólo reclaman tiempo para conciliar una vida sana social, mental y emocionalmente, también reclaman tiempo para poder estudiar, puesto que llegan hasta un 67,4 por ciento los alumnos que consideran insuficiente el tiempo para cumplir los objetivos del programa, y hasta un 42,9 por ciento los que consideran que “no, en absoluto” disponen del tiempo suficiente para estudiar.

“Es tal la presión que sufren (se examinan cada mes de 5 asignaturas a la vez, con una evaluación continuada muy descompensada), y tan poco el tiempo libre del que disponen para conciliar los estudios con su propia vida, que buena parte de ellos padecen problemas de salud, llegando incluso a medicarse”, expuso el Colectivo Estudiantil.

Ansiedad

En la encuesta facilitada por el alumnado, “se puede establecer una clara relación entre el nivel de ansiedad y las exigencias del programa en cada curso, alcanzando hasta un 75,4 por ciento los alumnos que alguna vez han sufrido trastornos de este tipo y hasta un 38,2 por ciento los alumnos que han necesitado atención médica o tratamiento por ello. Un dato aún más alarmante es el porcentaje de alumnos que han pensado seriamente en el suicidio durante la carrera, siendo de un 13,3 por ciento en segundo curso (donde se imparte una asignatura de 33 créditos) y de un 15,8 por ciento en cuarto curso, el más exigente del programa según alumnos y docentes”.

Su plan de estudios sólo se lleva a cabo en la Facultad de Medicina de Ciudad Real, siendo “diferente y más ligero en la Facultad de Albacete”, indicó el Colectivo Estudiantil, que resaltó que “tienen la sensación de que la Facultad está usándoles como conejillos de indias para probar un sistema que no funciona”.

Barrera económica

“Para colmo –agregó- tienen una asignatura de 33 créditos, más de la mitad de un curso (un curso de cualquier grado computa 60 créditos ECTS), que podría ser perfectamente separada en otras asignaturas independientes. Es una asignatura muy pesada, la cual muchos suspenden con el correspondiente perjuicio económico que eso supone (las segundas y terceras matrículas se disparan), haciendo que no todo el mundo pueda estudiar dicha carrera debido a la barrera económica que esto supone”.

Otro de los problemas que sufren es el de “tenerse que desplazar desde el Hospital General (está en la otra punta de la ciudad) hasta la Facultad en un tiempo récord la mayoría de los días (las clases, prácticas y talleres les ocupan gran parte de la jornada). Además, la UCLM no les cubre los gastos de desplazamiento”. En este sentido, el Colectivo Estudiantil recordó que lleva “años reivindicando la necesidad de implantar un bono de transporte para estudiantes (una necesidad fundamental para el caso de estudiantes de medicina y enfermería)”.

Comunicación y mejoras

Los compañeros y compañeras denuncian en un 88,9 a 98,2 por ciento que la carga de trabajo es excesiva y se quejan de la falta de interés de la dirección de la Facultad ante estos problemas que conoce y que no escucha, señaló. “Se han puesto en contacto en multitud de ocasiones con la misma (del 84,4 al cien por cien afirma que la Facultad no escucha sus propuestas y sugerencias), pero la falta de democracia en la universidad, la cual el Colectivo Estudiantil llevamos denunciando desde nuestros inicios, hace que sus palabras caigan en saco roto”.

Después de sufrir esta situación extrema durante su vida académica, sus problemas no acabarán, pues tendrán que realizar el MIR, trabajando como “mano de obra barata”, apreció el Colectivo Estudiantil, que destacó que “todo esto, que les acarrea daños psicológicos y económicos, es un claro ejemplo de la ineficiencia del sistema educativo. Con la encuesta realizada el curso pasado, el alumnado intentó demostrar al equipo decanal de la Facultad las imperfecciones de su sistema y la necesidad de establecer cambios que mejoren la calidad de vida de sus alumnos·.

El Colectivo Estudiantil apuesta por que “toda la comunidad educativa tome partido en la dirección de la educación, ya que es la que mejor conoce sus demandas, y la que puede construir una educación de calidad que cubra las necesidades del pueblo”. Por ello, exige que “la Facultad se siente con sus estudiantes y les escuche”.