El coronavirus dispara la venta de piscinas desmontables y prefabricadas en Ciudad Real

Fran Solís Ciudad Real
Un ciudadano de Manzanares se ha trasladado hasta el hipermercado E,leclerc para comprar la última piscina que quedaba en la tienda / Clara Manzano

Un ciudadano de Manzanares se ha trasladado hasta el hipermercado E,leclerc para comprar la última piscina que quedaba en la tienda / Clara Manzano

Si en un primer momento, y con la llegada del coronavirus, apareció una psicosis colectiva que trajo consigo a una compra desmedida y casi irracional de papel higiénico y hasta de harina y levadura fresca para hacer pan casero, ahora le ha tocado el turno a las piscinas desmontables y prefabricadas

Bien es cierto que durante el confinamiento la gente aún no tenía claro cuándo se iban a abrir las piscinas públicas y las comunitarias ni conocían en qué momento iban a poder viajar a las playas para hacer turismo. Se avecina un verano mucho más atípico. Y aquellas personas que al final no van a poder irse de vacaciones, han decidido permanecer en sus hogares en las mejores condiciones posibles.

Isidoro Ríos, jefe de sección de Bricolaje, Jardinería y Piscinas del Hipermercado E,Leclerc de Ciudad Real explica que todas las piscinas “se vendieron enseguida”. Incluso ahora, “los clientes nos siguen preguntando, pero nuestros proveedores también las tienen agotadas”.

Una de las circunstancias que, a juicio de Ríos, ha podido influir en la rápida venta de este producto se debe a que “muchas personas no van a poder irse de vacaciones, por lo que han decidido quedarse en sus casas y pasar el verano con una piscina desmontable”.

En este sentido, el jefe de sección de E,Leclerc explica que “esta es la primera vez que las piscinas se han vendido tan rápido”, pues “la previsión de piscinas que ofertamos a los clientes la solemos realizar con bastante antelación. Pero la aparición del coronavirus ha provocado que de disparen todas nuestras expectativas”.

En total, en el hipermercado E,Leclerc calculan que desde que comenzó el confinamiento «hemos podido vender más de 100 piscinas entre todos los modelos».

Por su parte, Francisco Barato, responsable de Leroy Merlin en Ciudad Real, indica a Lanza que desde esta tienda también han tenido un problema con el suministro de piscinas. «Eso nos da un nuevo enfoque de lo que es el mercado de futuro. De lo que es el mercado chino. Durante estos días China ha estado cerrada y, por consiguiente, no nos ha llegado gran parte del producto que habíamos solicitado. Por todo ello, tenemos que hacer una nueva visión a nivel local, con proveedores».

Desde su punto de vista, la alta demanda de este tipo de productos puede deberse a la «incertidumbre» que tienen los clientes, pues «hay gente que tenía pendiente un viaje al extranjero o había reservado un apartamento en la playa y finalmente no saben si lo van a poder realizar».

En cualquier caso, llama a la conciencia y a la responsabilidad. Por este motivo, solicita a los clientes que compren una piscina que «sean conscientes de dónde van a montarla, porque no se puede poner una piscina sin conocer lo que realmente aguanta una terraza».