El ‘espadón del progresismo’ que introdujo las enseñanzas medias en Ciudad Real

Julia Yébenes Ciudad Real
José María Barreda , durante la conferencia / J. Jurado

José María Barreda , durante la conferencia / J. Jurado

El ex presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha pronunciado la conferencia ‘Ciudad Real en la época del general Espartero’, en la que ha hablado del personaje y del espacio territorial donde nació

El general Espartero (1793-1879) impulsó uno de los centros educativos más vinculantes de Ciudad Real y su provincia, en una de las épocas más lánguidas e inactivas de la cultura y la sociedad capitalinas.

El personaje de origen ciudarrealeño fue uno de los militares y políticos más populares del siglo XIX, y supo aprovechar su posición para respaldar un sistema de enseñanzas medias que vertebró toda España, y que en el caso de Ciudad Real llegó hace 175 años, con la apertura del actual IES ‘Maestro Juan de Ávila’.

Precisamente, ha sido en el marco de esta efemérides donde el ex presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha pronunciado este miércoles una conferencia, centrada en el que ha sido uno de los protagonistas de la historia moderna de España, en la que también ha hablado del entramado socioeconómico del territorio ciudarrealeño hace dos siglos.

Público congregado para escuchar al expresidente de Castilla-La Mancha / J. Jurado

Público congregado para escuchar al expresidente de Castilla-La Mancha / J. Jurado

Personaje y espacio han servido de eje para que Barreda haya proyectado la figura de Baldomero Espartero, desde su nacimiento en Granátula de Calatrava, como noveno hijo de un carretero, hasta su muerte en 1879 en Logroño, siendo acreedor de un nutrido número de altas insignias y títulos nobiliarios, como el de Príncipe de Vergara o el Toisón de Oro.

El actual diputado nacional del PSOE ha asegurado ante un público lleno de caras conocidas -historiadores, familiares del propio Espartero y dirigentes políticos- que la apertura del entonces de Instituto de Segunda Enseñanza de Ciudad Real, el 1 de noviembre de 1843, tras ser publicada su creación en el BOE el 9 de febrero de aquel año, “fue un hito trascendental” para Ciudad Real, dado que la provincia sólo contaba con centros de Educación Primaria, después de ser clausurada en 1824 la Universidad de los Dominicos de Almagro.

Fue el primer centro de enseñanza media que existió durante años en todo Ciudad Real, y fue dotada desde sus inicios con unos servicios únicos, como “la magnífica biblioteca, un gabinete pedagógico, incluso un jardín botánico que instalaron en la puerta”.

Desde sus orígenes, el establecimiento, que fue declarado en 2014 Instituto Histórico de Castilla La-Mancha, “irradió mucha cultura”, al ver la luz de la mano del llamado “espadón del progresismo”, Espartero, un hombre “liberal, progresista, y clave fundamental en todo el siglo XIX”.

De la trayectoria del personaje, Barreda ha rememorado la participación activa y exitosa que tuvo en todas las guerras de esas convulsas décadas, como las Carlistas, las de las Colonias o la de la Independencia, fue dos veces presidente del Consejo de Ministerios, así como su comportamiento “fue heroico en el asedio a Bilbao” en 1835 y 1836. También tuvo un “gran ascendente sobre Isabel II”, de quien fue regente durante la minoría de edad de la reina, y vivió otras vicisitudes políticas que le llevaron al exilio en Londres entre 1843 y 1848.

De vuelta a España y tras participar en La Gloriosa, la revolución que abrió un nuevo período democrático una vez destronada Isabel II, rechazó acceder a la Corona. “No fue Rey porque no quiso”, ha subrayado el parlamentario socialista, tal y como reza un ripio de la placa  instalada en la casa natal de Granátula de Calatrava.

Ciudad Real

Ciudad Real, por su parte, en los años de la Regencia de Espartero fue una ciudad deprimida “y sin historiografía”, con apenas 10.000 habitantes, los mismos que Manzanares o Almagro, y menos que Daimiel o Valdepeñas.

Reseñas de la época recogidas en el Diccionario Geográfico Histórico de España de Pascual Madoz, la Guía de Domingo Clemente o los escritos de Diego Medrano Triviño, ha comentado Barreda, describieron una capital diseminada, con sus murallas abatidas y “un estado lastimoso de la instrucción pública”.

Incluso llegaron a escribir de la capital que “dormida, yacía en la inacción”.

Profesor y político

El último conferenciante del ciclo organizado para el aniversario ha estado acompañado por Alejandro Casado, el actual director del IES, y por Antonio Serrano, docente del centro y antiguo colaborador del expresidente castellano-manchego, que ha hecho una semblanza de Barreda, en la que ha destacado su doble perfil de profesor y político.

Ha evocado el juego de palabras del propio Barreda sobre los verbos ser y estar en relación a sus dos pasiones, a través de la frase “soy profesor y estoy en política”. “Para mí, ha declarado Serrano, ha sido un orgullo ayudar al profesor que ejerce con potestad y al político que actúa con didáctica”, porque “es una persona excepcional que ya forma parte de la historia”.

Conferenciantes

Otros nombres que han pasado por la celebración han sido el catedrático de Historia Contemporánea de la UCLM Francisco Alía, que habló de ‘Cambio económico y social en La Mancha’, la investigadora del CSIC, Eduarda Molina, que dio a conocer que  ‘Los animales también reciclan’; o el catedrático de Economía Emilio Ontiveros, que disertó del paso de los años  60 a la España actual’.

Especialistas como la catedrática de Filología Latina Dolores Rincón, y el catedrático de Historia, Francisco Asensio también han intervenido y han abordado ‘El magisterio de Juan de Ávila’, y ‘La educación en Ciudad Real durante la Guerra Civil y la 2ª República’, respectivamente.