El interés por la religión no decae en Ciudad Real: el 78% de los alumnos la han elegido este curso

Belén Rodríguez Ciudad Real
Carlos, Pablo y Elena, con el mapa europeo de los países en los que se estudia religión en la escuela pública / B.R.

Carlos, Pablo y Elena, con el mapa europeo de los países en los que se estudia religión en la escuela pública / B.R.

El delegado diocesano de Enseñanza Pablo Rodríguez anima a padres y escolares a elegirla, se sea o no creyente. “La religión te ayuda a pensar sobre lo que es la vida”, dicen los alumnos de bachillerato Elena y Carlos

La religión católica, una asignatura optativa tanto en primaria como en secundaria, sigue siendo una asignatura “querida y elegida” en la escuela pública de Ciudad Real. En este curso 2018-2019 el 78,4 por ciento de los alumnos de la provincia la han elegido, un 81,5% si se suman los centros concertados.

Se trata de uno de los mejores datos a nivel nacional, destaca Pablo Rodríguez, delegado diocesano de Educación en la diócesis de Ciudad Real. El interés en religión se mantiene casi igual en el quinquenio en el esta ha sido la progresión respecto a otras  optativas (valores): 76,6% (2014-2015), 77,8% (2015-2016), 79,5% (2016-2017) y 79,2% en el pasado curso 2017-2018, “variaciones mínimas”, según Rodríguez, que mantienen a Ciudad Real diez puntos por encima de la media nacional.

Una asignatura abierta, se sea o no creyente

El mismo día que se abre el plazo para elegir centro para el curso escolar que viene, Rodríguez ha reivindicado el interés de esta asignatura, se sea o no creyente, como transmisora de conocimientos históricos, filosóficos y sociales. Y la ha defendido frente a las posibles modificaciones en la nueva ley de educación que prepara el gobierno.

En el bachillerato la eligen el 50,2%

En bachillerato el sistema de elección es un poco diferente, la religión se tiene que escoger entre cuatro alternativas, francés, conocimieintos científicos y tecnologías de la información. Aun así, en este curso algo más de la mitad de los alumnos optaron por religión católica, entre ellos Elena Serrano y Carlos Rivero.

Elena y Carlos en busca del sentido de la vida

¿Y por qué la han elegido estos chavales? Elena Rivero aclara que en su caso ha sido plenamente voluntario, “es una oportunidad de culturizarme y ser mejor persona”;  mientras que su compañero Carlos apostilla, “me ha dado cuenta que esta asignatura te enseña a creer en algo que da sentido a tu vida y a confiar en los demás”.

Ambos han animado a otros alumnos, desde el aula juvenil del Obispado, a derribar tópicos y aproximarse a la religión católica por su interés cultural e histórico, “el estudio de la religión católica está abierta a todos”.

La religión, obligatoria en Finlandia

El delegado diocesano de Educación ha contrarrestado lo que llama “desinformación sobre esta asignatura”, con datos de otros países europeos como Finlandia, cuyo sistema educativo se pone como ejemplo de calidad, en el que la religión (en su caso la luterana) es obligatoria en el sistema público.

“Hechos culturales como la Pandorga o el rico patrimonio artístico de lasl iglesias de Ciudad Real no se pueden explicar sin conocer la religión católica”, afirma Rodríguez.

La discusión no está en la calle

El delegado diocesano subraya que la elección es libre, “nadie estudia esta asignatura si no la elige, por eso sorprende el apoyo mayoritario de los alumnos y familias en contraste con la discusión sobre su existencia cada vez que se debate una nueva ley de educación”.