El sector del metal afrontará este 2019 la negociación de un nuevo convenio, que afectará a cerca de 15.000 trabajadores

Noemí Velasco Ciudad Real
Un trabajador en una empresa de Ciudad Real / Lanza

Un trabajador en una empresa de Ciudad Real / Lanza

Los sindicatos defenderán incrementos salariales de entre el 2,5 y el 3 por ciento, además de más mecanismos de control frente a la discriminación por razón de género, medidas de conciliación de la vida familiar y laboral, y ajustes en la jornada laboral. El sector del metal es el más fuerte dentro de la industria de Ciudad Real, por lo que el convenio afectará a entre 12.000 y 15.000 personas, una cifra similar a la de antes de la crisis. CCOO Industria confirma que los sindicatos mayoritarios harán un frente común frente a la patronal

La negociación del convenio del metal marcará la negociación colectiva dentro del sector industrial en la provincia de Ciudad Real este 2019. Entre 12.000 y 15.000 trabajadores se verán afectados por un nuevo convenio que, de asimilar las reivindicaciones de los sindicatos, incorporará incrementos salariales de entre el 2,5 y el 3 por ciento.

El sector del metal es el más importante dentro de la industria de esta provincia. Afecta a talleres de automoción, plantas de fabricación de estructuras metálicas, empresas relacionadas con la instalación de fibra óptica y termosolares.

Aunque el pasado convenio afectó a unas 12.000 personas, los sindicatos calculan que en la actualidad “alrededor de 15.000 individuos podrían estar trabajando en el sector” cuando esté en marcha el nuevo convenio, dado el repunte de contrataciones de 2018 y el previsible en 2019. Esta cifra supondría alcanzar el número de trabajadores que había antes de la crisis económica de 2007.

La mesa de negociación se constituirá en febrero

El secretario general de la federación de Industria de CCOO en Ciudad Real, David Vera, indica a Lanza que el sindicato iniciará “en breve” contactos con las plataformas de trabajadores y la patronal para marcar “incrementos salariales, reducciones de jornadas y mejoras sociales”.

Todo indica que la negociación será dura. La negociación del último convenio del metal, correspondiente al periodo 2015-2018, duró alrededor de un año y medio –empezó en 2015 y no estuvo hasta mediados de 2017-. CCOO calcula que a principios de febrero se constituirá la mesa de negociación y confiesan que probablemente hasta “finales de 2019” o “principios de 2020” no estará cerrado.

En la línea de negociaciones anteriores, los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, unificarán fuerzas frente a la patronal. Parten de que “hay que mejorar la situación de las trabajadores y trabajadoras”, frente a la “cantinela” que esperan escuchar “de nuevo” por parte de la patronal con respecto a las “dificultades” y la “gran competencia” que existe a nivel empresarial.

El acuerdo entre sindicatos y patronal a nivel estatal será el punto de partida

Planta de fabricación automovilística / Lanza

Planta de fabricación automovilística / Lanza

El Acuerdo de Negociación Colectivo (ANC) marcado por sindicatos y patronal a nivel estatal en 2018 será el punto de partida de la negociación. Este documento marcó incrementos salariales con la intención de “mantener el nivel adquisitivo”.

Conscientes de la situación económica y sin que sea, en palabras de Vera, “una carta a los reyes magos”, el objetivo son unas condiciones de trabajo “dignas” y que no existan los “trabajadores pobres” que no son capaces de llegar a final de mes.

El salario medio de los trabajadores del sector del metal en Ciudad Real está en la media estatal. David Vera indica que “el salario medio de un oficial de primera con 15 pagas (3 pagas extras) al año sin antigüedad ronda los 18.600 euros”. Aquí están encuadrados mecánicos, chapistas, pintores, encargados de mantenimiento en termosolares o instaladores de fibra óptica.

En otro orden, CCOO va a defender reducciones de la jornada laboral, mejoras en la conciliación de la vida familiar y laboral, y más mecanismos de control frente a la discriminación laboral. También pretenden introducir mejoras sociales como el incremento de las licencias para asistir a familiares enfermos y más días de asuntos propios.

La mayoría de las empresas van “a ras” del convenio

Cabe destacar que los detalles marcados por el nuevo acuerdo entre patronal y sindicatos fijarán las relaciones laborales de la mayoría de los trabajadores del sector, ya que, según confirma el secretario general de CCOO Industria, casi todas las empresas “van a ras del convenio”. Las empresas que mejoraban las condiciones del convenio han pasado casi a la historia.

Asimismo, incluso algunas empresas, “las menos”, utilizan artimañas para saltarse lo establecido por convenio, sobre todo, en lo relacionado con la remuneración de las horas extraordinarias. La mayoría de las empresas acogen y aceptan el convenio, pero si no es el caso, los sindicatos colaboran con la inspección de trabajo para perseguir los incumplimientos.

El convenio del metal de Ciudad Real “no está en la cola” de España gracias a los avances realizados en los últimos años. Entre sus puntos fuertes, David Vera destaca las dietas de los trabajadores que trabajan fuera, que garantizan “que puedan comer de manera digna en cualquier restaurante”.

Los convenios del País Vasco destacan por las mayores remuneraciones salariales, en Madrid existen más licencias para acompañar a los familiares y en Andalucía sobresale la reducción de la jornada laboral, que es menor que la de los trabajadores de Ciudad Real.

Pedientes los convenios de García Carrión y Tosfrit

Trabajadoras en la planta de Tosfrit de Manzanares / N. V.

Trabajadoras en la planta de Tosfrit de Manzanares / N. V.

La industria afronta la elaboración del convenio tras la firma del convenio laboral que afecta a empresas vinícolas. Este año también está previsto que comiencen las negociaciones de algunos convenios en grandes empresas como García Carrión de Daimiel y Tosfrit de Manzanares.