Emocionado encuentro de decenas de fieles ciudarrealeños con la Virgen del Prado tras ser bajada del Camarín

Julia Yébenes Ciudad Real
La Virgen del Prado ya está en el presbiterio, junto a sus fieles / Elena Rosa

La Virgen del Prado ya está en el presbiterio, junto a sus fieles / Elena Rosa

La Dulcinea 2019, Fátima de la Flor, junto a sus damas, también ha vivido este momento de encuentro de manera especial por representar a la mujer manchega en su recién estrenado año de reinado

Como es tradicional cada 9 de agosto en Ciudad Real, la Catedral ha sido escenario de unos momentos únicos y emotivos, como los vividos entre los fieles ciudarrealeños tras la bajada de la imagen de la Virgen del Prado al Altar Mayor.

El repique de campanas al filo de las 19 horas ha anunciado la apertura de puertas del templo, cerrado desde las 11 para el traslado de la talla en un acto “íntimo y emocionante”, en el que participa un reducido grupo de personas.

Un joven hace una foto a la Virgen en su carroza / Elena Rosa

Un joven hace una foto a la Virgen en su carroza / Elena Rosa

En concreto, los miembros de las directivas de la Hermandad de la Virgen del Prado y de la Corte de Honor, las camareras y algunos técnicos conforman el círculo encargado de bajar a la imagen desde el Camarín mientras cantan la Salve. Posteriormente, rezan el Ángelus a las 12 delante de la imagen.

“La Virgen representa toda nuestra historia”, ha señalado el presidente de la hermandad, Francisco Pajarón, para quien como creyente la instalación de Nuestra Señora del Prado en su carroza delante del Presbiterio “es lo máximo”, como “cuando una madre espera a sus hijos que no ha visto desde hace meses”.

La Virgen del Prado ya está en el presbiterio, junto a sus fieles / Elena Rosa

La Virgen del Prado ya está en el presbiterio, junto a sus fieles / Elena Rosa

El momento de la bajada por las escaleras, para Pajarón, es inigualable, porque “cuando estás delante de Ella con tu fe, te late el corazón”, así como sirve para representar el dogma de fe de una trayectoria devota: “el pilar de la fe de tus padres y abuelos, el candor de tu niñez y la fuente de agua cristalina de tu juventud”.

Pajarón, que ha vivido su último traslado de la ‘Morena del Prado’ como presidente de la Hermandad, ha reiterado la hondura del acto que cada año se celebra en la catedral la víspera de San Lorenzo, por la “ternura” que suscita en el símil de una madre que acoge a sus hijos.

La imagen luce el manto de los Condes de la Cañada / Elena Rosa

La imagen luce el manto de los Condes de la Cañada / Elena Rosa

 

&nbspLa bajada de la Virgen es la antesala de las fiestas que se celebrarán en su honor entre el 14 y 22 de agosto y en esta ocasión va vestida con el manto del Conde de la Cañada o ‘de los dragones’, confeccionado en Sevilla en 1921 en tisú de plata, bordado en oro, recuperado en 1942 tras desaparecer en la Guerra Civil, ha recordado Pajarón. La imagen lleva al niño, con “la joya” de sus zapatitos del siglo XVIII, y sobre varios exornos florales de azucenas y orquídeas.

La Dulcinea 2019 deposita un ramo de flores al pie de la Virgen / Elena Rosa

La Dulcinea 2019 deposita un ramo de flores al pie de la Virgen / Elena Rosa

Dulcinea

De todo el conjunto han disfrutado muy pegados muchos ciudarreleños, como es el caso de la Dulcinea 2019, Fátima de la Flor.

Junto a sus damas, ha depositado un ramo de flores al pie de la carroza y ha vuelto a vivir este momento de encuentro como una creyente más, aunque más especial por representar a la mujer manchega en su recién estrenado año de reinado. “Es un momento emocionante que yo siempre he vivido como ciudarrealeña” y que este año ha tenido todavía si cabe más intensidad.

“Ahora podré visitarla todos los días”, ha indicado, al tiempo que ha recordado que este acontecimiento “inaugura la semana grande de fiestas en Ciudad Real”.

Una mujer enciende una vela / Elena Rosa

Una mujer enciende una vela / Elena Rosa

De esta manera y otro más se ha dado vida a la coplilla: ‘Víspera de San Lorenzo, a la puesta del Sol, bajan a la Patrona al Altar Mayor’, que se ha celebrado con el lanzameinto de varias docenes de cohetes.

La imagen de la Virgen volverá a ser subida nuevamente al Camarín el día 23.