lanza_logo_81
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
25 julio 2024
ACTUALIZADO 12:30
  • Ciudad Real
  • Resultados deportivos de Ciudad Real en directo
  • El Campo
  • Blogs
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
  • Galerías
  • Toros
  • Pandorga 2024La Pandorga es la fiesta grande de Ciudad Real. Declarada Fiesta de Interés Turístico Regional, se celebra el 31 de julio. La protagonista de la Pandorga es la Patrona de Ciudad Real, la Virgen del Prado, y es que en honor a ella se organizan todos los actos, siendo el principal la ofrenda floral. En la Pandorga se representa el agradecimiento de los agricultores a la Virgen del Prado por los frutos recibidos de la cosecha. Sigue aquí toda la actualidad sobre la Pandorga 2024 en Ciudad Real.
  • Teatro Almagro 2024El Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro es un acontecimiento cultural que se celebra en Almagro, anualmente durante el mes de julio. Está considerado el mayor centro mundial de creación teatral y pensamiento de los siglos XVI y XVII en el mundo hispano, lo que se conoce por nuestros Siglos de Oro. Sigue en Lanza Digital toda la actualidad y programación de la 47ª edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, que este año se celebra del 4 al 28 de Julio de 2024.
  • Imágenes del día
  • Vídeos
  • Suscríbete a nuestra newsletter
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Espacio ZZ, una librería fuera de lo común

Reproducir
Elige para Espacio ZZ publicaciones interesantes tanto por su contenido como por su continente / Elena Rosa
A. Ruiz
Siete años de un lugar, Espacio ZZ, dedicado al universo del libro en todas sus vertientes

Estudió para ser aparejador, iba a construir casas y terminó edificando libros, además de recomendar ediciones especiales, en las que se cuida “tanto el contenido como el continente” y con las que apetece a largo plazo convivir. Su librería, Espacio ZZ, surgió “de carambola, como todo lo que merece la pena”, y todavía, siete años después, hay personas que se acercan al escaparate algo extrañados, “algunos se atreven a entrar, dan una vuelta, ojean todo un poco y ya se acercan y te dicen ‘qué sitio más chulo e interesante, ¿qué cojones hacéis aquí?’”

Natural de Toledo, cuando llegó a Ciudad Real Mario Figueroa se matriculó en los estudios superiores de Diseño Gráfico de la Escuela de Arte y al plantearse de qué iba a ser su proyecto final vio claro que se iba a “dedicar a los libros”, aunando la tradición familiar, ya que su padre había sido “impresor, librero y, sobre todo, encuadernador”, y una formación en diseño que quería fusionar con ancestrales técnicas artísticas de encuadernación para llevarlas a un contexto contemporáneo, “ponerlas en valor en los tiempos actuales”.

Poco después de empezar a dar los primeros pasos con su marca, ‘ZZ Books’, con el logo de una cereza, cuya refrescante, simpática y fácilmente identificable silueta eligió porque transmite “valores positivos” y le cuadra a la perfección como elemento vertical en los lomos de los libros, Cristina Serrano, responsable de la original librería Un Cuarto Propio, le invitó a impartir unos talleres de encuadernación en la añorada galería de arte Aleph, donde dio clases, compaginándolas con talleres en la Universidad y escuelas de arte. Pero, un par de años después, Aleph cerró y se quedó sin espacio para “seguir prendiendo la llama de la encuadernación” en Ciudad Real, de manera que se decidió a abrir en la calle Paz un nuevo lugar denominado ‘Espacio ZZ’, nombre que deriva de ‘ZZ Books’ que, a su vez, es el resultado de simplificar, y también un tanto variar, en dos zetas la palabra cereza, buscando que no estuviera ya cogido el dominio para la marca.

‘Aquí se cocinan libros’ se puede leer en la puerta del ‘Espacio ZZ’ y, tan sólo desde hace un año, el cartel de ‘Librería’ que terminó colocando Figueroa por “presión popular” de sus amigos, lo que ha contribuido a que acudan clientes que le han dicho ‘joer tío, yo no había entrado aquí porque me daba un poco de apuro ya que pensaba que era una asociación cultural, un espacio de clases,…., otra cosa”.

Un refugio, un templo del libro

Aparte de los ‘parroquianos’ que ha ido ganando poco a poco, en un lento pero progresivo in crescendo, “a veces viene gente a curiosear. Más que un libro en concreto, le atrae el espacio por lo que ve en él de pintoresco, de especial y diferente”, y también están los que piensan que aquí van a poder encontrar cosas que no hay en otras librerías. Este espacio surgió como un lugar dedicado al libro en todas sus vertientes, pero “se ha ido reinventando y definiendo con el paso del tiempo y la gente que lo transita, sugiere y aporta cosas”, asegura el librero, que así mismo ejerce de diseñador, editor, artesano y maestro.

zz book ER 3
Una librería en cuya trastienda Mario Figueroa enseña a hacer libros / Elena Rosa

Con un mobiliario de creación propia a partir del reciclaje de cajas de fruta y muy diferentes objetos artísticos como poemas visuales de diversos autores relacionados con la provincia, la primera sala del Espacio ZZ es una librería “fuera de lo común” y “en consonancia” con lo que hay en la trastienda, el taller donde imparte clases, difunde las artes del libro, enseña a elaborarlos y crea publicaciones por encargo.

Hasta que se agota

A contracorriente de lo habitual, como perder el pálpito por la última novedad y los ‘hits’ comerciales, así como por lo masivo y digital, en el Espacio ZZ hay una clara apuesta por lo manual, artesanal, duradero y tratado con creatividad y cariño. “No nos preocupamos en exceso ni peleamos por traer los últimos premios o superventas”. Quizás, por eso, los representantes de las grandes distribuidoras que intentan ‘colocarle’ cincuenta ejemplares del último bestseller, al ver que esta librería “no va de eso, no vuelven. No supongo un gran negocio para ellos. Me sirven libros, pero ya el comercial no pierde el tiempo”.

“Tenemos novedades pero sólo las que nos parecen interesantes” y el rumbo no lo guían las efusivas estrategias comerciales de los grandes grupos, la alta rotación de novedades ni “la venta al peso”, como tampoco las ediciones que, por su escaso cuidado en el formato, terminarán calzando un mueble. Al contrario, “si un libro nos gusta, lo seguimos trayendo hasta que se agota”. Sus preferencias personales influyen a la hora de elegir títulos, reseñas que lee, recomendaciones de los propios clientes y el ‘buen ojo’ de editoriales que suelen trabajar con autores de calidad.

zz book ER 10
Álbum volumétrico de un poema diseñado por ZZ Books / Elena Rosa

También “a veces te aventuras, pruebas suerte, con lo que puede que aciertes o no”, pero, aunque se pueden devolver, Figueroa lo hace con muy pocos títulos. En ese sentido, se reconoce “un chollo” para las distribuidoras. “Casi todo lo que elijo, lo traigo con todas las consecuencias, para quedarse y convivir aquí conmigo”, de manera que hay algunos que “se venden al cabo de los años y otros que no se han vendido nunca pero me gustan y estoy muy feliz de tenerlos aquí y que me acompañen”.

Editoriales que cuidan el formato y el detalle, descubren autores y “reivindican a creadores un tanto olvidados trayendo a la actualidad títulos que merecen la pena” se hallan en Espacio ZZ, donde no sólo tienen cabida sino que están en primera fila el trabajo de, por ejemplo, Libros del Asteroide, Alpha Decay, El Zorro Rojo, Blackie Books, Sexto Piso, Acantilado, Minúscula, Galaxia Gutenberg y Periférica, así como Astiberri y Norma. En ocasiones, son editoriales singulares como Terranova y Gráffica las que contactan con Figueroa para estar presentes en un espacio que surgió sin muchas expectativas, siendo conscientes de que, por lo inusual de la propuesta, podría durar “cuatro días”, dos telediarios. “Como nacimos con esas previsiones tan catastrofistas, cada vez que se vende un libro, cumplimos un mes, alguien se acuerda de nosotros y nos invita a un evento o las instituciones públicas, unas más que otras, nos llaman y compran libros, lo celebramos”. Es un “poco un milagro” que se haya podido mantener siete años este espacio, en lo que ha contribuido la diversificación en muchas propuestas en favor de “un pequeño todo”.

Desenchufado

Unplugged, todo o casi todo desenchufado, en el taller-estudio de la trastienda hay, entre otras herramientas, buriles, cúter, reglas, pinceles, una cajetilla metálica de tabaco en la que guarda agujas para coser los libros, una prensa de sacar cajos, guillotina, cizalla y una dremel para perforar y limar.

zz book ER 08
También realiza el diseño de camisetas / Elena Rosa

Encuadernación japonesa, copta, belga, tradicional y cartoné enseña, entre otras muchas técnicas ya que hay “infinidad de formas de resolver un libro”, en el taller a sus alumnos, algunos de los cuales llevan ya siete años, desde “prácticamente” que empezó, con lo que estima que ya no puede enseñarles más, por lo que cree que “vienen a otra cosa que algunos llaman ‘encuadernoterapia’: a desconectar, trabajar con las manos y encontrarse con gente con inquietudes parecidas”. Hasta hay un grupo, “que viene de ocho a diez siempre con una botella de vino, con lo que, mientas encuadernan y diseñan libros, nos tomamos una copita”.

A medida

‘Sastre de libros’, Figueroa los crea a medida, se adapta a los encargos que recibe para la elaboración de volúmenes muy dispares. Son más de un centenar los que lleva en su haber y asegura que “inventan en función de lo que trae el cliente” que puede ser desde “unas tarjetitas manuscritas por su pareja que le deja un mensaje todas las noches bajo la almohada” o mensajes de whatsapp volcados en un texto hasta libros con cerraduras, libros-cd, poemarios con un toque especial y publicaciones conmemorativas.

A veces sólo piden, por lo pronto, un único ejemplar como el álbum volumétrico, con pop-up en el interior, del poema para regalar ‘Bicho Bola o Medusa. Consideraciones en torno a un lugar propio’, de Rafael Falcón Lahera; los treinta ejemplares del libro-cd que ha encargado Felipe Jiménez de Viejo Den para su último trabajo ‘Deriva’; o los ocho de ‘Las recetas de Aurora’ del Mesón Octavio, del que luego se extrajo un pequeño librito con una tirada de 150 ejemplares para los asistentes a una boda.

Respecto al perfil de sus alumnos, generalmente son personas que les gustan los libros, la lectura, trabajar con las manos, el papel y la tinta impresa, lo que es “el formato libro en todas sus dimensiones”, y muchos de ellos son del entorno universitario, pero lo mismo te encuentras con una profesora de Secundaria que impulsa actividades para incentivar la lectura entre sus alumnos que a “un carnicero jubilado que en sus ratos libres escribe poesía”.

En ocasiones, recibe encargos de elaboración de libros que se salen de lo habitual, y otras le “sorprenden” trayéndole publicaciones curiosas como hace poco le ocurrió con un cliente que le propuso incorporar a la oferta de la librería un título sobre nudos japoneses. “Qué interesante”, dijo Figueroa, que reconoce que lo entendió “por otro lado” ya que luego se percató de que se trata de las ataduras eróticas que expone ‘Shibaku’, de Peter Wettstein.

Recomendaciones

Como recomendaciones para este otoño sin igual para sumergirse en un buen libro, recomienda un clásico como ‘El libro del té’, de Kakuzō Okakura, que acaba de editar Zorro Rojo con ilustraciones de Isidro Ferrer; el último premio Hiperión de poesía ‘Servicio de lavandería’, de Begoña M. Rueda, que trabaja en la lavandería de un hospital y vuelca su experiencia de la pandemia desde “la zona más baja y desconocida” de un centro sanitario; o cualquier título de Pedro Mairal como ‘La uruguaya’, ‘Salvatierra’ o ‘Una noche con Sabrina Love’, protagonizados por “antihéroes que se ríen, en historias muy potentes, de su propia condición de perdedores con un estilo muy directo, divertido y ácido”.

zz book ER 02
Algunas de las recomendaciones de lectura para este otoño / Elena Rosa

‘Desierto sonoro’, de Valeria Luiselli; ‘Cesto de trenzas’, de Natalia Litvinova; ‘Poesía esencial’, de Mircea Cărtărescu, del que se han vendido mucho sus cuentos ‘Nostalgia’ y ‘Solinoide’; o el chute de positividad e inocencia de ‘Sobre la felicidad a ultranza’, de Ugo Cornia, son otros de los títulos que aconseja no perderse; al igual que ‘Emigrantes’, de Shaun Tan; y ‘Helena o el mar del verano’, de Julián Ayesta; sin olvidar ‘Panza de burro’, “entrañable” obra que Andrea Abreu escribió en un taller, cuya profesora, la escritora y periodista Sabina Urraca, se hizo ‘Editora por un libro’ para publicarlo.

Ver más sobre:
Publicidad Lanza Digital
Publicidad Lanza Digital
Noticias relacionadas:
La sección de libería destaca en Tecnocopia / F. Navarro
La consejera Portavoz, Esther Padilla / Lanza
  • Visita a la micro cooperativa Amigos de Lorca Librería & Workshop de Valdepeñas / Ayuntamiento de Valdepeñas
  • Visita de Patricia Franco a varias cooperativas de Valdepeñas / JCCM
  • Visita de Patricia Franco a varias cooperativas de Valdepeñas / JCCM
La tía Pepa / Carlos Díaz-Pinto
Bibliotecas de Ciudad Real/ J.Jurado
Dibujo de Carmen Marcos Guardiola
Cerrar