Expectación e incertidumbre en la UCLM ante los efectos del Brexit en el programa Erasmus

Imagen de archivo de estudiantes en el campus universitario de Ciudad Real / Clara Manzano

Imagen de archivo de estudiantes en el campus universitario de Ciudad Real / Clara Manzano

La Universidad de Castilla-La Mancha tiene la vista puesta en la reunión convocada el próximo 14 de marzo por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas para establecer una "postura común" ante los efectos que podría tener un Brexit duro en la universidad. En la actualidad hay 29 estudiantes castellano-manchegos en el Reino Unido, un 25% menos que el año anterior, pero hay incertidumbre ante lo que ocurrirá el próximo curso. El ámbito universitario, a uno y otro lado del Canal de La Mancha, es uno de los más reacios a cortar las relaciones, y la UCLM defiende la creación de "planes de contingencia" por si no hay acuerdo con la Unión Europea

La Universidad de Castilla-La Mancha afronta el curso Erasmus+ con un ojo puesto en los foros educativos españoles y otro en el Reino Unido. El Brexit puede dar al traste con el programa de movilidad entre universidades de la Unión Europea, después de treinta años de recorrido.

La incertidumbre está servida, aunque la UCLM es cauta frente a otros campus que han optado por no convocar plazas y ofrecer destinos alternativos. El director académico del vicerrectorado de internacionalización y formación permanente mantiene la prudencia de cara a la reunión convocada por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (Crue) prevista para el próximo 14 de marzo. Jordi Gimeno defiende que hay que establecer una “postura común”.

Barreras para uno de los sistemas universitarios más internacionalizados

La comunidad universitaria podría ser una de las más reacias a una salida dura de la Unión Europea. Gimeno destaca que “el sistema educativo de Reino Unido es internacional, recibe a estudiantes de todo el mundo, de Europa, la Commonwealth o las antiguas colonias”. “Es una de las joyas de la corona”, añade, pues solo hay que ver que Reino Unido recibe el “20 por ciento de la movilidad total que hay en Europa”.

Así pues, el director de la UCLM apunta que Reino Unido recibe al año a “450.000 estudiantes extranjeros”, y de todos ellos, los estudiantes de la Unión Europea representan más del 31%. Alrededor de “140.000 alumnos de educación superior universitaria de la UE acaban en sus aulas”.

La estancia de los becados en este curso en Reino Unido, entre los que figuran 29 castellano-manchegos, no peligra en el curso 2019-2020, pero de no llegar a acuerdo antes del mes de abril, las del próximo curso están en el aire. Las personas que consigan plaza Erasmus en el Reino Unido se podrían quedar sin beca. La Comisión Europea solo acordó a principios de año respetar las estancias en marcha.

En una entrevista a El País, el secretario general de Universidad, José Manuel Pingarrón, sostuvo que “previsiblemente habrá una prórroga hasta 2021′. En las negociaciones, los gobiernos decidieron que habría un periodo transitorio, pero si no hay acuerdo en abril no hay nada asegurado.

Las universidades de Reino Unido se ‘blindan’

Si los peores presagios se cumplieran y Reino Unido aceptara un Brexit duro las alternativas para mantener una estructura de intercambio similar al programa Erasmus implicarían acuerdos bilaterales. No es descabellada una fórmula similar a la que tienen países como Noruega, que no es miembro de la Unión Europea.

De hecho, Jordi Gimeno confirma que “hay muchas universidades que ya se han puesto en contacto con las españolas para proseguir con la cooperación”, entre ellas Cambridge, que bajo el eslogan de universidad global “se está blindando”.

Dadas las enormes diferencias de costes de matriculación entre unas universidades y otras, este sería el principal problema para mantener el flujo de estudiantes en el caso de que estallaran por el aire todos los acuerdos. En el caso de España, Bruselas equipara el coste de las matrículas y los estudiantes reciben entre 200 y 350 euros al mes. La Unión Europea sufraga entre el 80 y el 90 por ciento de la beca, y España el resto.

En este mundo globalizado e interconectado, Jimeno afirma con rotundidad que la inexistencia de acuerdo sería “un auténtico desastre para la universidad, que siempre intenta retener el talento”. En sentido contrario 18 estudiantes ingleses están en los campus de la UCLM en este curso a través de Erasmus.

Baja un 25% el número de alumnos manchegos en Reino Unido

Ante la convocatoria Erasmus 2019-2020, el vicerrectorado de internacionalización y formación permanente mantiene la calma y de momento no desaconseja pedir Reino Unido. Ahora bien, aunque el intercambio de estudiantes entre la UCLM y el país anglosajón no es demasiado significativo, existe una evolución descendente de cifras.

En el curso 2018/2019, Castilla-La Mancha ha exportado un 25 por ciento de alumnos menos que el año anterior”. Si hace dos años, 30 estudiantes castellano-manchegos acabaron en aulas del Reino Unido y el año pasado 40, este año solo llegan a 29. En el caso inverso, también ha habido una disminución progresiva, desde los 27 del curso 2016-2017 y los 22 de 2017/2018, a los 18 del presente curso.

Lo cierto es que Reino Unido no figura en el ‘top’ de destinos elegidos por los alumnos manchegos a través de Erasmus, sobre todo por la diferencia de rentas. Gimeno apunta que Italia, Alemania, Portugal y Polonia figuran entre los principales destinos.

La relación con los países del sur y del centro de Europa, algunos de los que utilizan el inglés como lengua de estudio es determinante. Y como efecto derivado del decrecimiento de alumnos españoles en Reino Unido está el aumento de los flujos a Irlanda. El responsable del área señala que “existe una subida del 17% en los intercambios” a este país.

“Planes de contigencia” para prevenir

Sin marcar una línea particular hasta el momento, la UCLM mantiene la “expectación” ante los acuerdos que tomarán los rectores del próximo 14 de marzo. Jordi Jimeno señala que habrá que valorar las consecuencias y marcar la posibilidad de “planes de contingencia” para mantener los flujos, pues “en el ámbito educativo ninguna de las partes quiere romper”.

Pese a que no es uno de los principales destinos para los estudiantes castellano-manchegos en estos momentos. El director académico del vicerrectorado de internacionalización y formación permanente destaca que es un destino “muy atractivo”, por “la calidad de los estudios, el sistema educativo, el ambiente internacional y porque permite a los alumnos perfeccionar el inglés”.