Expertos gastronómicos intentan en Fenavin desmontar los mitos de la gastronomía actual

Lanza Ciudad Real
Mesa de 'La Gastrotontería' / Elena Rosa

Mesa de 'La Gastrotontería' / Elena Rosa

Durante la celebración de la mesa redonda 'La Gastrotontería', moderada por el periodista, Andrés Sánchez Magro, los ponentes han criticado el hecho de que hoy en día el postureo ha ido ganado terreno a la verdadera realidad gastronómica

Durante esta actividad, moderada por el periodista y juez, Andrés Sánchez Magro, y celebrada en el marco de FENAVIN, los ponentes han recordado la necesidad de recuperar la gastronomía y la cocina clásica de calidad, fomentando también la cultura gastronómica entre los comensales.

Uno de los mitos que se han intentado desmontar en esta mesa redonda ha sido el del menú degustación. En este sentido, Sánchez Magro se muestra en contra del menú cerrado, al que considera el “enemigo a batir”. Y es que en su opinión “hay que comer a la carta, pues el restaurante no es un campo de experiencias, sino que se trata de un lugar de felicidad y de encuentro, donde uno va a pasar un rato agradable”.

Crítico se ha mostrado también el cocinero de La Tasquita de Enfrente de Madrid, Juanjo López, para quien quizá hoy en día “existe mucho postureo y poca realidad de lo que es el hecho gastronómico en sí”.

En su opinión, en los últimos tiempos “se ha perdido parte del encanto, el alma y el romanticismo” que siempre han sido la esencia de la gastronomía. Frente a esta situación considera que actualmente están imperando los modelos de negocio impulsados por grupos empresariales, circunstancia que, a su juicio “ha provocado que desaparezcan prácticamente el 90% de los establecimientos gastronómicos históricos en España”.

El crítico gastronómico y hostelero, Eric Vernacci, echa en falta a esos comensales que acudían a un restaurante a “disfrutar de la mesa”. Por ello ha criticado el hecho de cada vez existan más personas que únicamente desean acudir a los restaurantes de moda para hacerse una foto y para decir que han estado allí, en lugar de para apreciar la buena cocina.

Por su parte, el cocinero del restaurante Desencaja en Paseo de La Habana, Iván Sáez, opina que para hablar de comida “lo primero que hay que hacer es comer mucho y bien, conociendo para ello el producto”. En esta línea ha recordado que los antiguos restaurantes, los de familia de toda la vida, no disponían de redes sociales, pero sí tenían lo fundamental como es un gran producto y una buena cocina. Y esa es, en definitiva, la esencia principal, pues “muchas veces se nos olvida que ir a un restaurante significa compartir mesa, entablar una buena tertulia y disfrutar de la comida”.

Por último, Ricardo Sanz, del restaurante Kabuki en Madrid, ha destacado la buena salud de la que goza la cocina española ante la amplia oferta gastronómica y de restaurantes que existen en nuestro país, aunque ha lamentado que un importante número de comensales todavía se encuentran “faltos de una cultura gastronómica”.