Herrera (Podemos) confía en que la nueva confluencia progresista municipal “siga cambiando Ciudad Real” desde el Ayuntamiento

Julia Yébenes Ciudad Real
Herrera en otro momento de la entrevista / Elena Rosa

Herrera en otro momento de la entrevista / Elena Rosa

Encabeza la única lista presentada a las primarias de la formación morada para optar al Ayuntamiento

El secretario general de Podemos Ciudad Real, Mario Herrera, que encabeza la única lista presentada a las primarias de la formación morada para optar al Ayuntamiento, se muestra convencido de que la confluencia progresista que finalmente se presente a las elecciones municipales (entre Podemos, IU y Ganemos) del 26 de mayo tendrá un resultado ganador que les permitirá seguir “cambiando el modelo de ciudad”.

En una entrevista con lanzadigital quita hierro al proceso interno de elección de los nombres de los candidatos (se hace por votación colectiva), las negociaciones de las listas unitarias posteriores o la marca conjunta con la que concurrirán, porque, a su juicio, “lo importante” es pensar en un proyecto municipal “visible, ganador e ilusionante”.

Con una cifra de avales más que suficientes en el bolsillo, y a falta de la ratificación de su lista, compuesta por seis hombres y seis mujeres (el orden también se votará), el joven Herrera (tiene 26 años) está listo para afrontar “día a día” los procesos electorales y programáticos, que le permitirán desarrollar una campaña “cercana y realista”.

Herrera confía en una confluencia de cambio qeu triunfe en el Ayuntamiento de Ciudad Real / Elena Rosa

Herrera confía en una confluencia de cambio qeu triunfe en el Ayuntamiento de Ciudad Real / Elena Rosa

Respecto a la unión de su formación con siglas como la de IU, ha señalado que “la duda en Ciudad Real se resolvió con una votación”, en la que apostaron por la confluencia, “un gran acierto”.

A su juicio, “nadie entendería que se frustrara un bloque progresista para hacerse con el Ayuntamiento de Ciudad Real por las diferencias, y no por lo que nos une”, por lo que si no  hubiera confluencia “tendrían que ser otros los que dieran explicaciones”.

Dispuesto a sacrificarse para superar “el escollo” de encabezar la candidatura conjunta, que apunta se podría llamar Unidos Podemos (tal y como pactaron a nivel nacional IU, Podemos y Equo), asegura que “es el momento de hablar de programa y de modelo de ciudad”.

Como legado, Herrera reivindica “la otra forma de gobernar” que “se ha visto en España desde 2015” en ciudades como Madrid o Barcelona, así como a nivel local valora las bases puestas por Ganemos en Ciudad Real, un primer paso “muy bueno”.

Mario Herrera, cabeza de lista de Podemos / Elena Rosa

Mario Herrera, cabeza de lista de Podemos / Elena Rosa

Más viva y más humana

Son estos cimientos los que le animan a “aspirar a tener una representación más amplia”, con la posibilidad “de cambiar Ciudad Real y de seguir avanzando en una capital más viva, más humana y con mayor calidad de vida”.

A su juicio, Ganemos “ha tenido influencia en el PSOE” en la legislatura que ahora se cierra, un ascendiente que será mucho mayor en el siguiente mandato si obtienen la confianza de la mayoría de ciudarrealeños “con un buen programa”. “El gobierno del PSOE hubiera sido completamente distinto sino se ponen esas bases por parte de Ganemos”, aunque “queda mucho por cambiar”.

En su opinión, el PSOE “podía haber sido más valiente en las políticas sociales municipales”, y haber tenido más “voluntad política” para solucionar los problemas de la gente, una deficiencia que ahora puede corregir Unidos Podemos “si sabemos focalizar el programa a los votantes progresistas desencantados y todavía huérfanos de partidos a quien votar”. “Ahí es donde podemos crecer”, ha afirmado.

En esta tesitura, para el también adjunto de Organización de Podemos Castilla-La Mancha, “no hay que perder el tiempo en quién encabeza” y hay que empezar a arremangarse para “escuchar” las demandas de la población de la capital, sobre todo la de los barrios “que estuvieron abandonados por el Partido Popular”.

Apunta que “los ciudadanos votarán en función de si consideran que esas propuestas son mejores que las de otros partidos”, a la vez que insiste en que las políticas “más amables” traerán estabilidad laboral a la ciudadanía, especialmente a los más jóvenes.

“Vamos a subir, tras el buen trabajo dentro y fuera de la institución hecho por Ganemos, y también por otras formaciones de izquierda”, a lo que se suma un PP “fracturado en tres partidos”. Por ello, “es el momento de aprovechar la coyuntura y demostrar otra manera de gobernar”.

Sobre los resultados del PP (ahora con 10 ediles), Herrera estima que “no le va a favorecer la deriva de Casado, con la radicalización y el intento de parecerse más a VOX”, así como Ciudadanos “ni está ni se le espera”. El partido naranja ha hecho “un escaso trabajo”, y sus votos “se los disputarán entre VOX y PP”.

Con todo, Herrera es autocrítico y acusa la pérdida de gobierno en Andalucía y el futuro incierto de su espectro electoral en otras instituciones “a la desmovilización de la izquierda, y de no haber sido capaces de proyectar un proyecto que ilusione, que ha hecho que la gente se quedara en casa”.

También apuesta en el ámbito provincial y regional por las confluencias, en el caso del territorio en Ciudad Real con la presentación de candidaturas “solventes en gran parte de municipios y dirigidas a la mayoría, no como el PP y el PSOE que presenta listas a cascoporro por el hecho de presentarse”.

Campaña

Respecto a la campaña, el joven candidato, que por primera vez se enfrenta a unos comicios, explica que “será cercana, en la que se vea reflejada la gente”, y se basará en “escuchar a la gente para trasladar sus propuestas a un programa”.

Asegura que Ciudad Real “es una gran ciudad para vivir”, pero “sino luchamos por seguir manteniendo el estado de bienestar y no hay una perspectiva laboral clara y estable, viviremos peor que nuestros padres”.

Castilla-La Mancha y Ciudad Real “tienen mucho que ofrecer y con políticas acertadas podemos hacer que la gente venga y no se vaya, que no sea una tierra de emigrantes”.