Jueces y fiscales de Ciudad Real secundarán hoy las movilizaciones promovidas en el sector

Belén Rodríguez Ciudad Real
Huelga de jueces de octubre de 2009 en Ciudad Real, entonces sólo convocada una asociación / Clara Manzano

Huelga de jueces de octubre de 2009 en Ciudad Real, entonces sólo convocada una asociación / Clara Manzano

Las tres asociaciones de fiscales y las cuatro de jueces avalan la convocatoria con concentraciones en los juzgados de Ciudad Real y Manzanares a la una de la tarde. Exigen que se garantice la independencia del poder judicial y un plan de modernización

Jueces y fiscales de Ciudad Real participarán este jueves en la primera de las movilizaciones convocadas por las asociaciones profesionales del sector este año para exigir independencia del poder judicial y un plan de modernización de la justicia.

En la provincia están convocadas a la una de la tarde dos concentraciones en los juzgados de Ciudad Real y Manzanares (con sección territorial de la fiscalía, y a la que sumarán jueces de Alcázar y Tomelloso). Es será la primera de una serie de actos de protesta para visibilizar el malestar en un sector que sigue arrastrando graves problemas de falta de medios materiales y personales.

Independencia de jueces y fiscales

En esta ocasión las reivindicaciones las comparten las tres asociaciones profesionales de fiscales y las cuatro de jueces, que leerán un manifiesto conjunto en el que reivindican que “el poder judicial es la pieza esencial del Estado de Derecho y su independencia una garantía fundamental de la división de poderes”.

Para ello exigen reformas legislativas para potenciar esa independencia del Consejo General del Poder Judicial, un plan para modernizar la administración y que se aumenten los medios materiales y personales invertidos en justicia (hay  mucha contrariedad por el mal funcionamiento de los sistemas informáticos que en teoría debían acabar con el papel).

También reclaman una mejora de las condiciones profesionales, como recuperar el nivel salarial perdido o establecer unas cargas máximas de trabajo, autonomía presupuestaria y refuerzo de la independencia del ministerio fiscal.