Juegos, música, poesía y danza contra las discriminaciones a los refugiados

Julia Yébenes Ciudad Real

La capital ha sido escenario esta tarde de una serie de acciones por la paz y la solidaridad para que "se sientan unos más entre nosotros”

El centro de la capital se ha convertido esta tarde en un escenario de acogida y bienvenida a las 250 personas refugiadas acogidas en Ciudad Real, a través de la celebración de diversas actividades para niños y adultos, para así reivindicar la paz y la solidaridad.

Ha sido en el marco de la conmemoración internacional el Día Mundial del Refugiado, organizada desde la plataforma Ciudad Real Ciudad Refugio, en colaboración con el Ayuntamiento capitalino, en la que han participado decenas de personas.

Algunos de los refugiados junto a miembros de Cruz Roja / Clara Manzano

Algunos de los refugiados junto a miembros de Cruz Roja / Clara Manzano

Celia Naharro, miembro de la plataforma, ha destacado que el objetivo de la jornada no es sólo “concienciar y sensibilizar sobre esta realidad”, sino también “mostrar nuestro apoyo, cariño y calor” a este colectivo para que “sepan que estamos aquí y que nuestros objetivos es que se sientan uno más entre nosotros”.

En concreto han mostrado estas realidades en sendas exposiciones fotográficas de Cruz Roja y MPDL, además de celebrar un recital de música tradicional ucraniana (Cepaim), pronunciar testimonios en “los susurradores de sueños”, disertar una poesía colectiva ‘En tus ojos he visto’, desarrollar un taller de mandalas y juegos infantiles, mimos, danza, dinamización y perfomance ‘Los refugiados de la Risa’, o un cuentacuentos intercultural.

Un momento de la lectura del manifiesto / J. Jurado

Un momento de la lectura del manifiesto / J. Jurado

De la misma forma, varios refugiados han leído un comunicado en el que han concienciación sobre el “grave problema” con este colectivo que hay “sin resolver”, un asunto “importante y pendiente en nuestras sociedades” para que, a través de esta llamada de atención, “los gobiernos y los estados actúen y tomen medidas o para que los ciudadanos así lo exijamos”.

Por ello, Naharro ha exigido, en nombre de la entidad, el cumplimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, “algo tan simple como eso”.

Dos niñas participan en los juegos celebrados en los Jardines del Prado / Clara Manzano

Dos niñas participan en los juegos celebrados en los Jardines del Prado / Clara Manzano

Con estas manifestaciones, la plataforma Ciudad Refugio han querido denunciar la situación en la que viven estas personas en sus países, de donde huyen “por guerras, persecuciones políticas, religiosas o acoso sexual”, y que representan una clara vulneración de los derechos humanos.

También han puesto en evidencia “lo que pasa en Europa cuando llegan”, ha señalado Naharro, un continente “blindado, con cuchillas, muros y concertinas que matan, como el propio mar que quieren atravesar”, a la vez que ha condenado “ciertas políticas” que llevan a la instituciones a cometer “racismo institucional”.

El Prado se ha llenado de múscia / Clara Manzano

El Prado se ha llenado de múscia / Clara Manzano

Niños y mujeres

De su lado, Rosa Elena Vivas, de Pacifistas Ciudad Real, también integrado en la plataforma, ha destacado la integración de los niños refugiados con sus iguales a través de los juegos porque “la infancia es una sola”.

También han dado visibilidad a la mujer, revictimizada en su carácter de refugiada y con más problemas de integración, sobre todo las de África y Europa del Este, con el fin de que “rehagan su vida social”.

La diversión ha estado presente en la tarde de celebración / Clara Manzano

La diversión ha estado presente en la tarde de celebración / Clara Manzano

Vivas ha reflexionado sobre el proceso de acogida de estas personas, “con más complicación” el momento de la inserción laboral, por lo que ha pedido a las empresas que “den una oportunidad” a unas personas “que son profesionales, y que vienen muy bien preparadas e instruidas”.

“Son médicos, arquitectos, ingenieros, químicos o profesores y sólo necesitan una oportunidad para demostrar todas sus capacidades”, mientras que la realidad es que “quedan relegados al sector servicios y están minados moralmente”.

Vivas ha reflexionado sobre la sensibilización de los colectivos ciudarrealeños con el fenómeno de la inmigración y los refugiados demostrado desde 2015, fecha en que empezó la movilización y la creación de la plataforma, en colaboración con el Ayuntamiento de Ciudad Real.

Matilde Hinojosa y Ana Belén Chacón / Clara Manzano

Matilde Hinojosa y Ana Belén Chacón / Clara Manzano

Demostrar la sensibilización

Matilde Hinojosa, concejala de Acción Social, ha vuelto a mostrar su apoyo a todas las entidades que trabajan en favor de los refugiados y ha destacado que la capital “demuestra” que es ciudad acogedora.

Ha recordado el “sentimiento de impotencia” que llevó a la Administración municipal a sensibilizarse con “millones de personas que están viviendo en campos de refugiados e intentando salvar sus vidas”, y a generar políticas en defensa de los derechos humanos.

Acompañada de la concejala de Igualdad, Ana Belén Chacón, Hinojosa ha destacado el esfuerzo por “dar una respuesta” y atender a los colectivos vulnerables, tal y como este miércoles han puesto de manifiesto con la organización conjunta de actividades “en las que hemos puesto todos los medios a nuestro alcance”.