La Asociación Antitaurina defiende a la subdelegada y carga contra el Ateneo

Lanza Ciudad Real
Concentración antitaurina el domingo a la salida de los toros en Ciudad Real / Clara Manzano

Concentración antitaurina el domingo a la salida de los toros en Ciudad Real / Clara Manzano

Si se manifestaron al final de la corrida del domingo fue porque el Ateneo Taurino contraprogramó tres concentraciones, que no celebró, a las horas en las que ellos pretendían haber celebrado su concentración para la que solicitaron permiso el 27 de julio

La Asociación Cultural Antitaurina de Ciudad Real defiende a la subdelegada del Gobierno María Ángeles Herreros, “por cumplir con su trabajo y darnos permiso para manifestarnos el domingo”, y cargan contra el Ateneo Taurino, que según denuncian no ha celebrado las tres concentraciones de apoyo a los toros para las que a su vez pidió permiso a la Subdelegación.

En un comunicado difundido este martes, tras las críticas del Ateneo contra la subdelegada permitirles concentrarse a la salida de la corrida más importante de la feria, aseguran que simplemente se les permitió ejercer “nuestro derecho a la libertad de expresión y reunión”.

El permiso del Ateneo no es legal

Su concentración, según explican, la comunicaron a la policía y a la Subdelegación del Gobierno el 27 de julio, “cumpliendo el plazo legal”, mientras que el Ateneo  registró las suyas un mes antes, en junio, y eso no legal. “Su permiso fue registrado el día 25 de junio, con más de treinta días de antelación. Según el artículo octavo de la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del derecho de reunión, ‘la celebración de reuniones en lugares de tránsito público y de manifestaciones deberán ser comunicadas por escrito a la autoridad gubernativa correspondiente por los organizadores o promotores de aquéllas, con una antelación de diez días naturales, como mínimo y treinta como máximo. Por lo que ese permiso no tiene cabida dentro de la legalidad y no debería haber sido aceptado”.

Los antitaurinos remarcan además que el Ateneo no celebró las concentraciones para las que pidió permiso, “lo hemos comprobado”, dicen, y añaden “ha podido ser una estrategia para que no nos permitieran manifestarnos frente a la plaza, cosa que no consiguieron porque solo tuvimos que cambiar la hora, en vez de a la entrada, a la salida.