La Feria de Ciudad Real se silencia durante dos horas para el disfrute de los niños con autismo

Carlos Monteagudo Ciudad Real

Dos horas sin música y sin luces estridentes en el Recinto Ferial de Ciudad Real han servido para que los niños y niñas con trastorno de espectro autista (TEA) pudieran disfrutar también de la fiesta.

La Feria de Ciudad Real ha apagado este lunes su música y sus luces fluorescentes, de nueve a once de la noche, con el objetivo de que los niños con trastorno de espectro autista (TEA) pudieran disfrutar de la feria, probablemente por primera vez en su vida.

Se trata de una medida que el Ayuntamiento de Ciudad Real ha impulsado por primera vez, a propuesta de diversas asociaciones y de Unidas Podemos, con el objetivo de que todos los vecinos de Ciudad Real puedan disfrutar de la feria, principalmente los niños, pero también los adultos, ya que también los hay afectados de TEA. De esta manera, se suma así a diferentes ciudades que comenzaron entre los años 2017 y 2018 a hacer un día sin ruidos en sus respectivas ferias, como Sevilla, una de las ciudades pioneras en establecer esta medida.

Concejales y miembros de la Asociación de Industriales Feriantes de Castilla-La Mancha pasean por la feria / Elena Rosa

Concejales y miembros de la Asociación de Industriales Feriantes de Castilla-La Mancha pasean por la feria / Elena Rosa

Los TEA se caracterizan por la dificultad para procesar la información del entorno, ya sea auditiva, visual o táctil. En la mayoría de los casos, los niños se sienten bombardeados por la información que reciben de sus sentidos. Ese trastorno en el procesamiento sensorial causa problemas de aprendizaje, conducta y coordinación, y afecta a sus relaciones sociales, a su autonomía personal, a sus habilidades para el juego y a su misma capacidad de comunicarse.

Una feria, donde se reciben estímulos sensoriales por todos los canales, de forma continua y agresiva, puede convertirse en una verdadera tortura para niños con TEA o los adultos que también lo padecen.

Por ello, desde Autrade, la Asociación Regional de Afectados de Autismo y otros trastornos del Desarrollo, han agradecido al Ayuntamiento de Ciudad Real la puesta en marcha de esta iniciativa y a los feriantes su buena acogida para que los afectados de TEA también hayan podido disfrutar de dos horas de feria que a su vez han servido para visibilizar y dar a conocer al resto de población este tipo de trastornos y sus problemas, según su presidenta, Pilar Álvarez.

La Feria de Ciudad Real se silencia durante dos horas para el disfrute de los niños con autismo / Elena Rosa

La Feria de Ciudad Real se silencia durante dos horas para el disfrute de los niños con autismo / Elena Rosa

Ampliación de cara al próximo año

Tras esta primera toma de contacto con esta nueva medida, el Ayuntamiento de Ciudad Real estudiará ampliar los días o las horas de cara a la próxima edición de la feria, así como también implantarlo en otras actividades municipales que se realicen a partir de ahora, según ha avanzado la concejala de Festejos, Eva María Masías, que ha querido estar presente en este “apagón”.

Del mismo modo, el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Ciudad Real, Nacho Sánchez, ha reivindicado la “necesidad de que todo el mundo disfrute”, no solo en la feria, sino en todas las actividades que se realizan en la capital provincial con el objetivo de hacer “una ciudad accesible”.