La búsqueda de Melisa, la gata perdida de la Fundación UCLM, se hace viral

Melisa, la gata de la Fundación General de la UCLM

Melisa, la gata de la Fundación General de la UCLM

Apareció hace ocho años a las oficinas de la Fundación y desde entonces su personal ha cuidado, atendido y mantenido a esta gata que desapareció el pasado 8 de enero. Ahora, la buscan aprovechando la fuerza de las redes sociales

“A veces una oficina, es un hogar. Un hogar laboral, donde convivimos y pasamos más tiempo que en nuestras casas. Y en nuestro hogar laboral, hace ya ocho años, entró poco a poco, una gatita, nuestra Melisa”. Con estas palabras el personal de la Fundación General de la UCLM presenta a su gata Melisa, desaparecida desde el pasado miércoles 8 de enero, y por la que están removiendo cielo y tierra para encontrarla.

“Es una gata dócil, hembra, toda de color negro y se identifica bien porque tiene unos pequeños pelitos blancos en la zona de la garganta”, detalla el personal, que ha colocado carteles y buceado en las redes sociales en su búsqueda.

Aún recuerdan en la Fundación a esa gata negra callejera que andorreaba por la zona del Rectorado y que un día llegó para quedarse en su oficina, en sus vidas y sobre todo en su corazón.

Desde su llegada Melisa siempre ha vivido en la oficina. Duerme en su camita y tiene a su disposición sus areneros. Solo durante el día, cuando el personal está en la oficina, ella sale a dar algún paseo por el recinto del Rectorado y su entorno inmediato: un espacio cercado muy tranquilo en el lateral de la oficina, sin apenas tránsito, en el que puede tomar el sol con tranquilidad. Allí está un ratito y siempre regresa a la oficina, donde se encuentra segura, caliente y con el cariño de todos.

Para el personal siempre ha sido un animal muy especial, enseguida organizaron un bote para comida y sus gastos, entre ellos los veterinarios. Así, Melisa va regularmente a recibir sus vacunas, está castrada y cuando ha tenido algún problema el personal de la Fundación la llevan al veterinario en su transportín para que la atiendan.

Incluso una vez estuvo ingresada y en alguna ocasión el veterinario acudió a la oficina para tratarla allí, al ser lo mejor para ella.

El amor que los trabajadores de la Fundación sienten por Melisa está más que demostrado y nunca la han dejado sola, ni en fines de semana ni vacaciones. Durante los fines de semana el personal se turna y siempre pasa alguien el sábado o el domingo para verla y reponer comida y agua y limpiar el arenero. Y en vacaciones del mismo modo hacen turnos para que cada dos días más o menos pase alguien por la oficina a pasar un rato con ella y organizar su comida y limpieza.

“Y así desde hace 8 años”, explican los trabajadores, que agradecen la colaboración de tantas personas que generosamente trasladan cualquier detalle que pueda acercarles a recuperarla.

“Y aquí seguimos intentándolo. Seguimos con esperanza. ¿Quizás alguien la recogió y pensó que estaba sola? ¿Quizás se ha desorientado mucho?”, se preguntan, e invitan a llamar a los teléfonos 926 295 402 o 680 222 449 para cualquier información que permita localizar a Melisa, perdida el 8 de enero en el entorno del Rectorado de la UCLM en Ciudad Real.