La ministra Carcedo impone la Cruz de Oro al submarinista ciudarrealeño que participó en el rescate de 12 menores en Tailandia

Lanza Madrid
Fernando Raigal durante las labores de rescate en una de las cavernas tailandesas

Fernando Raigal durante las labores de rescate en una de las cavernas tailandesas

"La solidaridad honra a la democracia y, por ello, ha de ser principio rector en el objetivo de la justicia social y del bien común", ha asegurado la ministra durante el acto de condecoración que ha tenido lugar en el Ministerio aprovechando una de las visitas de Raigal a España

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, ha impuesto este jueves la Cruz de Oro de la Orden Civil de la Solidaridad a Juan Fernando Raigal, el submarinista de Ciudad Real que, el pasado mes de julio, participó en el rescate de doce menores y su entrenador tras quedar atrapados en el interior de la cueva Tham Luang, al norte de Tailandia, por la subida del nivel del agua como consecuencia de las lluvias.

“La solidaridad honra a la democracia y, por ello, ha de ser principio rector en el objetivo de la justicia social y del bien común”, ha asegurado la ministra durante el acto de condecoración que ha tenido lugar en el Ministerio aprovechando una de las visitas de Raigal, natural de Ciudad Real, a España. El submarinista trabaja en la actualidad en Tailandia, según ha informado el Ministerio en nota de prensa.

Por eso, la Cruz de Oro de la Solidaridad Social “es un merecido reconocimiento personal y, también, un recordatorio de una labor colectiva que no es compatible con la indiferencia ante el padecimiento ajeno”, ha subrayado María Luisa Carcedo.

La concesión de la condecoración fue aprobada el pasado 13 de julio en Consejo de Ministros en reconocimiento a la generosidad y valentía de este conciudadano español al jugarse la vida para rescatar al grupo de escolares.

Para salvar sus vidas fue necesario diseñar y poner en marcha un complicado y peligroso operativo. Juan Fernando Raigal arriesgó su vida para salvar la de los niños que se encontraban atrapados en el interior de la cueva.

La Orden Civil de la Solidaridad Social se concede en reconocimiento a las personas físicas o jurídicas, nacionales o extranjeras, que se hayan distinguido de modo extraordinario en la promoción o desarrollo de actividades y servicios relacionados con la acción social y que hayan redundado en beneficio del bienestar social.