La mujer encarcelada por apuñalar a su presunto maltratador recurre el auto de prisión

Belén Rodríguez Ciudad Real
Juzgados de Ciudad Real en una imagen de archivo / Lanza

Juzgados de Ciudad Real en una imagen de archivo / Lanza

"Estamos totalmente en desacuerdo con la forma en la que se describe cómo se produjeron los hechos”, explica la abogada que la asiste, que declara su “más absoluta disconformidad” con el encarcelamiento de la joven. El varón sigue ingresado en el Hospital General de Ciudad Real

La mujer encarcelada por apuñalar el viernes a su presunto maltratador en Ciudad Real ha recurrido el auto de ingreso en prisión decretado el lunes por el juez de guardia, “estamos totalmente en desacuerdo con la forma en la que se describe cómo se produjeron los hechos”, explica la abogada María Teresa Ontanaya, que la asiste por el turno especial de Violencia sobre la Mujer del Colegio de Abogados.

Se trata de una mujer joven, madre de un bebé, imputada en principio como autora de un delito de intento de homicidio, y a su vez víctima de los presuntos delitos de maltrato habitual y amenazas por parte de su pareja, también un hombre joven. “Vamos a presentar un recurso en el que expresamos nuestra más absoluta disconformidad con la decisión”, ha señalado la letrada que se reserva más comentarios sobre las circunstancias en la que se produjo la pelea y la declaración de su defendida.

Mientras tanto el varón se sigue recuperando en el Hospital General de Ciudad Real del neumotórax y otros cortes leves en los brazos que recibió en la pelea, según han confirmado fuentes del Sescam.

Los dos tienen menos de 30 años

El joven, de menos de 30 años como su pareja, quedó en libertad el lunes tras declarar ante el titular del juzgado de primera instancia e instrucción (la comisión judicial se desplazó al hospital) imputado de forma provisional como autor de los delitos de maltrato en el ámbito familiar y amenazas, tanto a la madre como al bebé de ambos.

El juez también dispuso que en caso de que la mujer salga en libertad a lo largo de la instrucción se imponga una orden de alejamiento de doscientos metros respecto del varón. De las diligencias se encargará a partir de ahora el juzgado de instrucción y primera instancia número 5 de la capital, con competencias en Violencia sobre la Mujer.