La policía busca un revólver y a personas con antecedentes por el tiroteo del viernes en Ciudad Real

Belén Rodríguez Ciudad Real
Las furgonetas del tiroteo se venían persiguiendo por la carretera de Carrión en dirección a Ciudad Real / Elena Rosa

Las furgonetas del tiroteo se venían persiguiendo por la carretera de Carrión en dirección a Ciudad Real / Elena Rosa

El mecánico herido en el polígono de la carretera de Carrión recibió el alta el sábado pero todavía no se ha incorporado al trabajo. Este lunes ha puesto la denuncia en la comisaría de la Policía Nacional que mantiene el mutismo sobre la investigación

La Policía Nacional mantiene abierta la investigación por el tiroteo del viernes entre los ocupantes de dos furgonetas que hirieron de rebote a un mecánico de 59 años en el polígono de la carretera de Carrión de Ciudad Real, pero de momento no hay detenidos.

Por lo que ha podido conocer Lanzadigital.com los investigadores buscan un revólver y sospechan de varios varones con antecedentes delictivos como presuntos autores de los disparos que hirieron al dueño del taller Hermanos Gómez, cuando se bajaba de una grúa que acaba de sacar de su taller para iniciar la jornada vespertina de trabajo.

Familias enfrentadas

“Parece ser que los autores del tiroteo pertenecen a familias enfrentadas”, ha señalado el concejal de Seguridad David Serrano, preguntado esta mañana por la extraña persecución del viernes en el polígono. Al parecer no es el primer incidente reciente entre ellos, sólo que en esta ocasión ha trascendido porque hirieron a alguien que no tiene nada que ver en el conflicto.

Sin más pistas que lo poco que han aportado los testigos: dos fugonetas persiguiéndose sobre las cuatro de la tarde del vienes 10 de agosto en dirección Ciudad Real, y un hombre de etnia gitana disparando a otros sin aminorar la marcha, los agentes han recurrido al examen de las cámaras de seguridad en la zona para tratar de identificar los vehículos y a las personas que iban en ellos.

El sábado recibió el alta

Gaspar Muñoz, sobre el que impactó una bala rebotada, recibió el alta el sábado tras ser intervenido de urgencia el viernes por la tarde en el Hospital General de Ciudad Real. Se recupera bien del balazo en el bajo vientre, que no afectó a órganos vitales, pero todavía no se ha incorporado al trabajo según han confirmado empleados de su taller. El negocio no ha parado de recibir muestra de solidaridad de clientes y compañeros desde que se conoció lo sucedido.

Este lunes él mismo ha ido a la comisaría  del Cuerpo Nacional de Policía a formular la denuncia.

El incidente suma un conflicto más del que estar pendientes de cara a la semana de feria en Ciudad Real, que empieza este martes y se prolongará con actividades de todo tipo hasta el próximo miércoles 22, Octava de la Virgen del Prado.