La Policía Nacional, “muy pendiente” de Pío XII tras dos robos violentos en apenas 48 horas

Belén Rodríguez Ciudad Real
Una furgoneta aparcada protege el agujero abierto en la pared por los 'aluniceros' de Pío XII / Elena Rosa

Una furgoneta aparcada protege el agujero abierto en la pared por los 'aluniceros' de Pío XII / Elena Rosa

La churrería La Hormiga lleva dos días cerrada al público después de sufrir un robo por ‘alunizaje’ que ha ocasionado importantes daños materiales. El primer asalto fue el lunes en el bar Manolo

La Policía Nacional de la comisaría de Ciudad Real mantiene un dispositivo de vigilancia especial en el barrio de Pío XII de la capital en el que se han sucedido dos robos violentos en apenas cuarenta y ocho horas.

Lo más grave no es lo robado, sino los importantes daños materiales ocasionados y la alarma social que se ha generado en el barrio, del que la Policía Nacional está “muy pendiente”, según han confirmado este jueves fuentes policiales.

Al parecer la policía tiene pistas sólidas para esclarecer el caso, aunque hasta este jueves por la tarde no hay ningún detenido.

Por la forma de actuar de madrugada, con al menos un vehículo robado y con mucha violencia, parece que el autor o autores son las mismas personas. El primer asalto ocurrió la madrugada del lunes 29 de abril en el bar Manolo, al que accedieron tras arrancar la valla de protección.

Furgoneta protegiendo el agujero tras el 'alunizaje' del miércoles / Elena Rosa

Furgoneta protegiendo el agujero tras el 'alunizaje' del miércoles / Elena Rosa

‘Alunizaje’ en La Hormiga

Menos de cuarenta y ocho horas después fue la popular churrería La Hormiga la asaltada. Pasó la madrugada del miércoles primero de mayo, el autor o autores utilizaron un vehículo robado que estrellaron contra la estructura acristalada del establecimiento, que tanto ayer miércoles como este jueves sigue cerrado al público.

Los dueños han protegido la parte de la fachada que no se ha podido reparar con una furgoneta aparcada que el agujero, protegido a su vez por un precinto policial. Varios vecinos escucharon el estruendo y avisaron a la policía que por el momento no ha detenido a nadie.