La puerta del Mediodía de la Catedral se abrirá este sábado para dar comienzo a la visita pastoral de Gerardo Melgar a la Diócesis

Lanza Ciudad Real
La última vez que se abrió la puerta del Mediodía fue en 2015 con motivo del Año de la Misericordia siendo entonces obispo de la Diócesis Antonio Algora /J. Jurado

La última vez que se abrió la puerta del Mediodía fue en 2015 con motivo del Año de la Misericordia siendo entonces obispo de la Diócesis Antonio Algora /J. Jurado

La solemne cermonia tendrá lugar a las doce de la mañana. Al obispo se le entregará un crucifijo, que besará, y agua bendita con la que asperjará al pueblo congregado. Seguidamente, en procesión, se encaminará hasta la capilla del Santísimo en la que rezará unos instantes por la diócesis para, posteriormente, celebrar la eucaristía

El  obispo, Gerardo Melgar, comenzará la Visita Pastoral a la Diócesis por al arciprestazgo de Ciudad Real este sábado, 13 de enero, tal y como ya adelantó Lanzadigital, con una eucaristía que celebrará en la Catedral a las 12:00 horas.

Según informa el obispado en nota de prensa, el arciprestazgo de Ciudad Real está integrado por las parroquias y comunidades religiosas de la capital y, también por las parroquias de Poblete, La Po-blachuela, Las Casas, Picón y Valverde.

Este sábado, 13 de enero, a las 12:00 horas, se congregarán los sacerdotes del arciprestazgo de Ciudad Real y el pueblo de Dios en la puerta del Mediodía de la Catedral (Paseo del Prado) para dar comienzo a la Visita Pastoral de Gerardo Melgar a la Diócesis. Al obispo se le entregará un crucifijo, que besará, y agua bendita con la que asperjará al pueblo congregado. Seguidamente, en procesión, se encaminará hasta la capilla del Santísimo en la que rezará unos instantes por la diócesis y por los buenos frutos de la Visita Pastoral. Después, recibirá la bienvenida del arcipreste de Ciudad Real, el sacerdote Joaquín Gutiérrez Villar, que también rezará por el obispo. A continuación, el obispo pronunciará una oración a santo Tomás de Villanueva, y, una vez revestido para la celebración de la eucaristía, continuará como de costumbre.

En cuanto al calendario de la Visita Pastoral, el obispado informa que comenzará en la parroquia de Santa María del Prado (La Merced), del 14 al 16 de enero, San Pedro, del 18 al 21, y Santiago del 29 al 31 de enero y 4 de febrero. Del 11 al 13 visitará la parroquia de  Nra. Sra. del Pilar; Santo Tomás de Villanueva – La Poblachuela los días 15, 16 y 19 de febrero.

Los últimos días del mes de febrero, del 26 al 28, el obispo visitará San Juan de Ávila. Del 1 al 3 de marzo será el turno de la parroquia de San Pablo y la de Nuestra Señora de Los Ángeles del 12 al 14 de marzo. La visita continuará en la parroquia de San José, del 16 al 19 de marzo, San Juan Bautista: 23-25 de marzo, la catedral el 2 de abril, Las Casas el 1 de abril, Picón el día 8 y, por último, Poblete y Valverde lso días 21 y 22 de abril. La clausura de la Visita Pastoral en el Arciprestazgo de Ciudad Real será el día 28 de abril en la Catedral.

La visita pastoral es una de las formas, confirmada por siglos de experiencia, con la que el obispo mantiene contactos personales con el clero y con los otros miembros del pueblo de Dios. Es una oportunidad para reanimar las energías de los agentes evangelizadores, felicitarlos, animarlos y con solarlos; es también la ocasión para invitar a todos los fieles a la renovación de la propia vida cristiana y a una acción apostólica más intensa. La visita le permite, además, examinar la eficiencia de las estructuras y de los instrumentos destinados al servicio pastoral, dándose cuenta de las circunstancias y dificultades del trabajo evangelizador, para poder determinar mejor las prioridades y los medios de la pastoral orgánica, informa el obispado en nota de prensa.

En las visitas a las parroquias, el obispo tratará de, según las posibilidades de tiempo y de lugar, celebrar la Santa Misa y predicar la palabra de Dios, conferir solemnemente el sacramento de la Confirmación, posiblemente durante la misa, encontrarse con el párroco y con los otros clérigos que ayudan en las parroquias, reunirse con el Consejo pastoral, o si no existe, con los fieles (clérigos, religiosos y miembros de las Sociedades de vida apostólica y laicos) que colaboran en los distintos apostolados y con las asociaciones de fieles, encontrarse con el Consejo para asuntos económicos, tener un encuentro con los niños y los jóvenes que realizan el camino de catequesis, visitar las escuelas y otras obras e instituciones católicas dependientes de la parroquia y visitar, si es posible, algunos enfermos de la parroquia.

El Obispo puede también escoger otros modos para hacerse presente entre los fieles, considerando las costumbres del lugar y la conveniencia apostólica: con los jóvenes, por ejemplo, con ocasión de iniciativas culturales y deportivas; con los obreros, para compartir juntos, dialogar, etc.

En la visita no se debe omitir, finalmente, el examen de la administración y conservación de la parroquia: lugares sagrados y ornamentos litúrgicos, libros parroquiales y otros bienes. Sin embargo, algunos aspectos de este examen pueden ser asignados a los vicarios foráneos o a otros clérigos idóneos, para que sean realizados en los días precedentes o sucesivos a la visita, de manera que el obispo pueda dedicar el tiempo de la visita sobre todo a los encuentros personales, como corresponde a su oficio de Pastor.

Concluida la visita pastoral a las parroquias, es oportuno que el obispo redacte un documento que testimonie la realización de la visita a cada parroquia, en el que se recuerde el desarrollo de la visita, se reconozcan los esfuerzos pastorales y se señalen los puntos para un camino más exigente de la comunidad, sin omitir las indicaciones sobre el estado de las estructuras físicas, de las obras pastorales y de otras eventuales instituciones pastorales, concluye la nota de prensa del Obispado.