Las agencias de viajes reclaman para su sector ‘certezas, seguridades y garantías’

Fran Solís Ciudad Real

Parece que no corren buenos tiempos para las agencias de viajes. A menos, de momento, pues muchas de ellas tienen que hacer frente al miedo generado por el coronavirus y al lastre que les supone haber estado más de dos meses y medio en el dique seco, como consecuencia del confinamiento. A ello hay que sumarle la incertidumbre que está atravesando el sector, al no conocer con exactitud cómo les van a afectar las diferentes medidas programadas durante la desescalada

“Certezas, seguridades y garantías”. Eso es lo que piden al Gobierno desde Viajes Playamonte, según explica a Lanza la gerente de este negocio, Cristina Galán, quien considera que en los más de 80 días que esta agencia de viaje ha permanecido cerrada “lo hemos pasado terriblemente mal, ya que hemos tenido que cancelar toda la venta que habíamos realizado desde el mes de octubre de 2019”.

Galán recuerda que dentro del sector de las agencias de viaje “las vacaciones se reservan con mucha anticipación, en especial cuando se trata grandes viajes como cruceros o de viajes al Caribe, por poner algún ejemplo”.

La gerente de Viajes Playamonte, Cristina Galán / J. Jurado

La gerente de Viajes Playamonte, Cristina Galán / J. Jurado

Desde Viajes Playamonte, agencia que este martes ha vuelto a abrir sus puertas, indican que “aún no hemos notado movimiento” y matizan que las perspectivas de un futuro a corto plazo no son muy halagüeñas. “El verano está perdido totalmente”, indica Galán, puesto que “en nuestro sector el verano realmente comienza en el mes de mayo, y no a finales de julio”.

La gerente matiza que antes de que el coronavirus hiciese acto de presencia “la actividad en nuestra agencia de viajes estaba funcionando muy bien”. De hecho “nosotros ya teníamos para este año cuatro grandes grupos para viajar a Rusia, Rumanía, Islandia y Perú”. Por ello confía en que, finalmente, alguno de estos grandes grupos “decida aplazar alguno de sus viajes para el año que viene y no lo cancele”.

Desde su punto de vista “el cliente tiene miedo. Miedo por el coronavirus, y miedo ante la inseguridad de realizar un viaje y no saber lo que se va a encontrar cuando llegue a su destino. Y todo eso genera incertidumbre”.

A pesar de ello, en Viajes Playamonte “esperamos que cuando lleguen los meses de septiembre y octubre el mercado se empiece a mover y los clientes comiencen a reservar en las agencias de viaje”.

CityTour

Antonio Pérez, propietario de la Agencia CityTour, negocio que retomó su actividad el pasado 3 de junio, indica que el perjuicio económico que han sufrido las agencias de viaje durante el confinamiento ha sido “muy grande”. En su opinión, “las perspectivas que tenemos en la actualidad son desconocidas, pues hay una gran incertidumbre y, hasta que no dispongamos de datos más concretos, no sabremos cómo va a evolucionar la situación”.

En este sentido explica que desde CityTour han decidido retomar su actividad porque “parece que hay algo más de ánimo entre la población. La gente está empezando a mirar cosas para irse de vacaciones. Por este motivo, hemos decidido abrir para todos esos ciudadanos que, después de tantos días de encierro, ahora quieren empezar a disfrutar”.

Antonio Pérez, propietario de  la agencia CityTour / J. Jurado

Antonio Pérez, propietario de la agencia CityTour / J. Jurado

También quiere lanzar una lanza a favor de su gremio, al destacar que durante todo este tiempo “las agencias de viaje hemos demostrado que estamos aquí y que somos un valor añadido para el cliente, pues siempre tiene a un interlocutor al otro lado del teléfono”.

A su juicio, “las agencias de viaje de Ciudad Real generan puestos de trabajo y pagan impuestos en nuestra ciudad”. Por este motivo “ahora es importante apoyar al comercio, y no sólo a nuestro colectivo, sino también a todos los sectores implicados”.

KitTravel

La propietaria de la agencia KitTravel, Inmaculada Hervás, opina que el sector “está muy perjudicado”. Por este motivo espera que de ahora en adelante los clientes se vayan animando y comiencen a reservar sus viajes, porque “no puedes mantener un negocio sin obtener ingresos”.

Desde KitTravel explican que durante los últimos dos meses y medio “hay clientes que nos han llamado para anular su reserva, si ya la tenían hecha, o para que le devolviésemos su dinero”.