Las tormentas de septiembre no resuelven la mala situación de los pantanos del alto Guadiana

Belén Rodríguez Ciudad Real
Tormenta del pasado 8 de septiembre en Ciudad Real / Elena Rosa

Tormenta del pasado 8 de septiembre en Ciudad Real / Elena Rosa

El abastecimiento humano está garantizado para al menos un año, pero no el resto de usos. Solo el embalse de Peñarroya ha tenido una recarga importante (0,8 hm3) estos días. No habrá más agua para los regantes de El Vicario

Las lluvias que han descargado en Ciudad Real este mes septiembre no han resuelto la mala situación de los pantanos del alto Guadiana, que afrontan el final del año hidrológico al 25% de su capacidad, con 70 hectómetros cúbicos menos que el año pasado por estas fechas.

“El régimen de precipitación ha sido tormentoso y esto apenas tiene repercusión en los embalses”, asegura el presidente de la Confederación Hidrográfica Samuel Moraleda. De hecho, y tras veinte días pasados por agua, solo ha habido una recarga importante en el pantano de Peñarroya: 0,8 hectómetros cúbicos más este lunes, tras las lluvias torrenciales del viernes en Ossa de Montiel (Albacete) que desbordaron el arroyo Alarconcillo.

El embalse de Peñarroya, aguas abajo del parque natural de las Lagunas de Ruidera, es el único que aguanta el tipo en la provincia de Ciudad Real, con 39,8 hectómetros cúbicos (el 79% de su capacidad), el resto siguen en la delicada situación de finales de agosto, aunque con agua suficiente para garantizar el abastecimiento humano.

El abastecimiento poblacional está garantizado

“Con las reservas que tenemos [100 hectómetros en toda la cuenca alta] tenemos suficiente para garantizar el abastecimiento poblacional, no para otros usos”, insiste Moraleda.

Administrar bien estas exiguas reservas de agua es la tarea de la Confederación Hidrográfica ante el incierto inicio del nuevo año hidrológico, a partir del 1 de octubre.

El embalse de la Vega del Jabalón, en los primeros días de este verano / A.Henriquez

El embalse de la Vega del Jabalón, en los primeros días de este verano / A.Henriquez

Vega del Jabalón: 4,7 hm3

Las situaciones más comprometidas se dan en el sistema Torre de Abraham-Gasset, en situación de emergencia, y el embalse de la Vega del Jabalón, del que se abastece el Campo de Calatrava, que ya ni llega a los 5 hectómetros cúbicos de agua.

En este contexto la mancomunidad de servicios del Gasset pedirá un trasvase de 2,5 hectómetros cúbicos de la Torre, para reforzar las reservas, en el inicio del otoño, algo que Moraleda ve correcto según marcan los protocolos de sequía. Este trasvase se podrá materializar sin dificultad puesto que ambos pantanos están conectados por tubería subterránea. “No obstante no hay que olvidar que el pantano de Gasset tiene 14 hectómetros cúbicos de agua, eso son reservas para casi dos años. Tenemos garantizado tanto el abastecimiento de Ciudad Real y su comarca como de Malagón y Fernán Caballero, que están fuera de la mancomunidad pero también se nutren de este pantano”.

Peor en el Campo de Calatrava

Peor lo tienen Bolaños y Almagro, las poblaciones más importantes que ‘beben’ del pantano de la Vega del Jabalón. Para este embalse la primera solución que aporta la CHG es que se desvíen recursos desde el embalse de La Cabezuela, en Valdepeñas, “pero tal y como está el cauce del Jabalón ahora mismo no es factible”, remarca Moraleda, que no dice “no” a la posible entrada en funcionamiento de los pozos de emergencia que han aforado los ayuntamientos de ambas localidades este verano.

El pantano de El Vicario, a finales de agosto en Peralvillo / Elena Rosa

El pantano de El Vicario, a finales de agosto en Peralvillo / Elena Rosa

Pantano del Vicario / Elena Rosa

No más agua para los regantes de El Vicario

La Confederación también ha descartado conceder medio hectómetro cúbico más de agua del pantano de El Vicario, en Ciudad Real, a la comunidad de agricultores que riegan con sus aguas. “La hemos rechazado por cuestiones ambientales”, explica Moraleda, que confía en que las tormentas de estas semana hayan servido al menos para mejorar la situación del terreno, “entiendo que las necesidades han cambiado respecto a cuando se hizo la petición”.