Llamada para cerrar el círculo con ‘Dona areola’

Beatriz Peinado, especialista en micropigmentación / J. Jurado

Beatriz Peinado, especialista en micropigmentación / J. Jurado

El Centro Quirbody y la AECC colaboran para que las pacientes mastectomizadas con menos recursos que se reconstruyan el pecho puedan completar el proceso con la micropigmentación de la areola

Toda la ayuda contra el cáncer de mama es poca para superar un proceso duro que afecta no sólo físicamente a la afectada, sino también psicológicamente. Por este motivo el Centro Quirbody, con la colaboración de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) quiere aportar su granito de arena y ha impulsado la campaña ‘Dona areola’.

Beatriz Peinado y Pedro Pradas, propietarios de Quirbody, consideran que su acción sería como cerrar el círculo de las mujeres mastectomizadas que se someten a una reconstrucción mamaria.

Beatriz Peinado es especialista en micropigmentación y ha puesto su saber al servicio de aquellas afectadas con menos recursos económicos que necesitan ver finalizada la reconstrucción con la areola, una actuación que apenas se hace en el sistema de salud y con una técnica antigua.

Peinado explica el proceso de reconstrucción / J. Jurado

Peinado explica el proceso de reconstrucción / J. Jurado

“La micropigmentación de la areola es como rematar la areola una vez realizada la mastectomía y puesta la prótesis”, explica Peinado, que detalla que la areola y el pezón se hacen con “una especie de tatuaje con tintas especiales hipoalergénicas”que tienen una durabilidad de 2 a 5 años.

Además del estético, la especialista destaca el importante resultado psicológico satisfactorio para las pacientes, que sienten finalizada la reconstrucción de su pecho y “es como volver a empezar”.

Peinado indica que esta intervención no es demasiado conocida entre las afectadas, por este motivo los profesionales que lo llevan a cabo están intensificando esfuerzos para su difusión y fomento, con el objetivo a medio plazo de que pudiera incluirse en el servicio de salud.

Paralelamente, dentro de esta campaña de ‘Dona areola’, Beatriz Peinado también trabaja en la reconstrucción de cejas. La quimioterapia provoca su caída así que, antes de comenzar a tomarla, se reconstruyen con la técnica de pelo a pelo y sombreado, para que cuando suceda la caída la afectada no note un brusco cambio físico.

La especialista detalla que en esta campaña realiza su trabajo de forma gratuita y que la AECC sólo tiene que sufragar el coste del material, por lo que animó a realizar donativos para que ninguna mujer se quede sin su areola.

Por su parte la AECC realiza una labor de selección de las afectadas que pueden beneficiarse de esta intervención. Para ello la trabajadora social analiza sus recursos económicos y la psicóloga la necesidad para apoyar la salud y fuerza psicológica de una mujer que lucha contra el cáncer de mama.

El presidente de la AECC, Félix Peinado, explica que el principal interés de la asociación es facilitar la vida de los afectados de cáncer y su familia. “Una de las muchas formas que tenemos de ayudar es ponerles en contacto con alguien les pueda prestar ayuda, como es este caso”, indicó Peinado, que detalló que tratan de ayudar a todas las personas que lo necesitan para cubrir sus necesidades, desde una areola, hasta una cama articulada o simplemente una consulta.

En este sentido insistió en que para recibir ayuda de la AECC no es necesario ser socio ni hacer donativos, tan sólo tiene que acudir a la sede y exponer su situación.

Pedro Pradas, Félix Peinado y Beatriz Peinado / J. Jurado

Pedro Pradas, Félix Peinado y Beatriz Peinado / J. Jurado

Linfedema

La colaboración del Centro Quirbody con la AECC contra el cáncer de mama y sus efectos se extiende a otras afecciones, como el linfedema: la acumulación anormal de líquido en el tejido blando debido a una obstrucción en el sistema linfático.

En mujeres con cáncer de mama, el linfedema se produce en el brazo por interrupción de los vasos linfáticos a nivel de la axila. Como consecuencia el volumen de linfa que se produce excede a la capacidad de drenaje de la misma, por lo que se acumula y causa inflamación.

La prevalencia de esta patología se ha reducido notablemente en los últimos años gracias a los mejores métodos de tratamiento y la cirugía, pero aún así afecta a entre el 10 y el 15 por ciento de las pacientes.

Ante estos casos, el fisioterapeura Pedro Pradas se ha especializado en su tratamiento y mediante el método Godoy & Godoy mitiga los efectos de este mal que puede llegar a inhabilitar el brazo del paciente.

En este sentido, Pradas anima a difundir este tratamiento tan específico y que cada vez sean más los fisioterapeutas que se formen en él para ayudar a las afectadas por el cáncer de mama.