Lobos, caballos, leones y aves: los animales del mundo Ibérico

Belén Rodríguez Ciudad Real
La profesora de Prehistoria de la UCLM Lucía Soria ha impartido hoy la conferencia 'La flora y la fauna de los íberos. De lo real a lo imaginario' / Clara Manzano

La profesora de Prehistoria de la UCLM Lucía Soria ha impartido hoy la conferencia 'La flora y la fauna de los íberos. De lo real a lo imaginario' / Clara Manzano

“El imaginario de los íberos era riquísimo, aunque iletrados su cultura está volcada en el Mediterráneo, el centro de la civilización entre los siglos VI y I a.C”, explica la profesora de la UCLM Lucía Soria

Lobos representados en los escudos de los guerreros y en los restos de algunos yacimientos, caballos, aves, leones y avestruces. El mundo ibérico, el pueblo del que toma su nombre la península en la que se asientan España y Portugal, no conocía la escritura y su religión carecía de imágenes, pero culturalmente eran una civilización rica, que supo reinterpretar las influencias que le llegaban de su contacto con el Mediterráneo oriental y el mundo Griego.

“Aunque iletrados su cultura está volcada en el Mediterráneo, el centro de la civilización entre los siglos VI y I antes de Cristo”, señala la profesora de la Universidad de Castilla-La Mancha Lucía Soria, que esta tarde ha participado en el ciclo de conferencias sobre los íberos del Museo de Ciudad Real Convento de la Merced.

Ocho años de investigación

Profesora de Historia y Prehistoria en la Universidad de Castilla-La Mancha (Albacete), Soria ha forma parte del equipo de la Universidad de Valencia que ha investigado durante años la flora y la fauna de los íberos en base a restos arqueológicos de los yacimientos (paleobiología) y la iconografía que aparece en cerámicas y elementos arquitectónicos.

9.000 fichas de plantas y animales

El trabajo, desarrollado entre los años 2005 y 2012, se titula  ‘La flora y la fauna de los íberos, de lo real a lo imaginario’ y ha dado pie a dos publicaciones ‘La flora de los íberos, de lo real a lo imaginario’ (2010), y ‘La fauna de los íberos’ (2014), en los que recogen 9.000 fichas de restos que se pueden descargar y consultar en la página de Prehistoria de la Universidad de Valencia www.florayfaunaibérica.org.

Con esta base documental Soria se ha referido a algunas de las plantas y animales conocidos utilizados en diferentes contextos reales e imaginarios.

Mercenarios muy apreciados

Los íberos no eran un pueblo guerrero, según la profesora, al contrario, pero muchos de sus soldados se empleaban como mercenarios para otros pueblos del Mediterráneo (los honderos de baleares eran muy apreciados).

El lobo, un tótem real

Entre los animales que más aparecen representados en grupos escultóricos en los que ve a uno o más individuos enfrentándose a ellos es el lobo. Se han encontrado discos esculpidos en piedra con cabeza de lobo, “era un símbolo de fiereza, de poder, que se solía representar también en las corazas de los soldados”, refiere la profesora.

En algunos de los yacimientos ibéricos también han aparecido restos de lobos, un animal que habitaba la península en esa época. “La flora y la fauna eran muy parecidas a las actuales, pero aún así encontramos representaciones de animales como el león y otros seres fantásticos como complemento indispensable del imaginario ibèrico: griso, esfinges seres con alas, etc. Muchos de ellos con claros paralelos en la iconografía mediterránea”.

También curiosamente han aparecido huevos de avestruz en los yacimientos,  caballos y aves.

En cuanto a flora se han hallado figuraciones de paisaje poco realista, exuberante y con muchas hojas y flores, que en muchos casos representan las diferentes etapas de la vida. En cuanto a restos de flora de los yacimientos han aparecido encina, coscojas y pinos piñoneros y carrascos, que se cree que se utilizaban como combustible en las piras funerarias (cremaban a sus muertos).