Los colectivos feministas de Ciudad Real se solidarizan con la víctima de Manresa y piden formación para jueces y fiscales

Julia Yébenes Ciudad Real
Los colectivos feministas de Ciudad Real se solidarizan con la víctima de Manresa/ Clara Manzano

Los colectivos feministas de Ciudad Real se solidarizan con la víctima de Manresa/ Clara Manzano

En la concentración, los presentes han esgrimido mensajes en apoyo de la víctima y para denunciar que recaiga la culpabilidad sobre ella

Varias decenas de personas se han concentrado esta tarde noche en la Plaza del Pilar de Ciudad Real en apoyo a la víctima de la violación de Manresa.

Los colectivos feministas de Ciudad Real se solidarizan con la víctima de Manresa/ Clara Manzano

Los colectivos feministas de Ciudad Real se solidarizan con la víctima de Manresa/ Clara Manzano

El movimiento feminista de la capital –Asamblea Feminismos y Colectivo Espinas- ha convocado la concentración este viernes, cuatro días después de que se celebrara numerosas en toda España convocadas por la Coordinadora 8M a nivel estatal, con el fin de poder contar con los permisos pertinentes.

Como en todas ellas, la movilización de Ciudad Real ha servido para mostrar solidaridad con la menor (cuando tenía 14 años) que hace tres años fue agredida sexualmente por siete hombres jóvenes, hechos por los que esta semana se ha celebrado el juicio en Barcelona.

En la concentración, los presentes han esgrimido mensajes en apoyo de la víctima y para denunciar que recaiga la culpabilidad sobre ella, además de defender “el derecho a disfrutar libremente en cualquier fiesta sin que suponga poner en riesgo nuestra integridad física”, ha señalado a lanzadigital Fátima Mondéjar, de Feminismos Ciudad Real.

Los colectivos feministas de Ciudad Real se solidarizan con la víctima de Manresa/ Clara Manzano

Los colectivos feministas de Ciudad Real se solidarizan con la víctima de Manresa/ Clara Manzano

También han leído un comunicado, en el que han exigido “cambios en las leyes machistas y en su aplicación patriarcal”, con el fin de evitar que otras mujeres sean puestas en duda por parte de cualquier fiscal que entienda que “se debía haber resistido” para que el ataque sexual sea considerado como violación.

En el caso de la menor de Manresa es “una víctima más, a la que se culpabiliza por haber bebido, sirviendo esta circunstancia como atenuante para las condenas de los agresores”, han señalado, a la vez que han reconvenido al fiscal de este caso que “la disposición por parte de siete hombres del cuerpo de una mujer a su antojo es una violación, y si además es una menor aún es más grave, sean cuales sean las circunstancias que rodeen al hecho”.

Han lamentado, igualmente que “la formación en materia de género no esté llegando al poder judicial como viene reivindicando el movimiento feminista”, y a renglón seguido se han preguntado que “cuántas violaciones más deben ocurrir para que el sistema judicial entienda lo que supone para una mujer estos terribles hechos y dejen de juzgarnos a las agredidas?”.

A su juicio, hay fiscales, jueces, y abogados que al actuar en el ejercicio de su profesión con una posición machista “les coloca en el papel de cómplices”, y por ello les han pedido que “ rectifiquen y que se formen para entender que cuando una mujer denuncia una violación no es nada fácil y no es un capricho”.

Han reiterado con el comunicado el “apoyo y sororidad” a la joven víctima y a sus familiares, y se han comprometido a “salir a la calle a pelear para que se haga justicia para ti y para todas”.

“No estás sola”, han subrayado porque “lo que te han hecho a ti nos lo han hecho a todas”.

A lo largo de la concentración han lanzado lemas como ‘¡Hermana yo si te creo!’, ‘¡Sola o borracha quiero llegar a casa!’,¡No es abuso es violación!’ o ‘¡Si tocan a una nos tocan a todas!’.