Los cuatro semáforos que multarán a partir del otoño en Ciudad Real, en pruebas

Belén Rodríguez Ciudad Real
Uno de los semáforos con sistema foto-rojo, en el paso peatonal de la Puerta de Toledo / Clara Manzano

Uno de los semáforos con sistema foto-rojo, en el paso peatonal de la Puerta de Toledo / Clara Manzano

“Anunciaremos su puesta en marcha con antelación”, dice el concejal de Seguridad David Serrano. El sistema foto-rojo se ha colocado en cuatro puntos con mucho tránsito peatonal y de escolares

Los cuatro semáforos con el sistema foto-rojo, esto es, una cámara que fotografía automáticamente a los vehículos que lo rebasen en rojo, ya están instalados en Ciudad Real. La previsión es que empiecen a multar a partir de este otoño y que se avise antes de que ocurra. “Anunciaremos su puesta en marcha con antelación”, ha explicado el concejal de Seguridad David Serrano.

Tras la colación del último hace unos días el sistema está en periodo de pruebas. Cuando empiecen a funcionar se dará al menos un mes de margen en el que en caso de sanción, que se comunicará al infractor pero no habrá multa hasta que pase el tiempo estipulado.

200 euros y 4 puntos menos

La sanción por superar un semáforo en rojo, ya sea controlado por un sistema automático o la imponga un agente, es de 200 euros y la consecuente pérdida de cuatro puntos del permiso de conducir.
Serrano justifica la decisión como una medida más para evitar accidentes y atropellos en el casco urbano.

El sistema foto-rojo se ha instalado en los semáforos con más tránsito peatonal de escolares y estudiantes en cuatro puntos de Ciudad Real. La Puerta de Toledo (paso peatonal del parque y el colegio San Francisco de Asís), la Puerta de Alarcos (cruce con el colegio Ferroviario), en la Ronda de Granada con Carlos Eraña y en la Ronda de Calatrava, cerca de la Escuela de Ingeniería Técnica Agrícola (ITA).

Cada multa irá acompañada por dos fotografías de prueba antes y después de la línea de detención en las que se debe distinguir la matrícula y el semáforo en fase roja (nunca se remiten sanciones con una de las fotografías en fase ámbar).

El sistema se conectará al Centro de Control de Tráfico y no hay previsión de que haya más de cuatro. “En todo caso y si se ve que es conveniente los iremos cambiando de ubicación, pero instalar más no”, aclara Serrano.