Los ecologistas estiman que el Plan Rector de Uso y Gestión de las Lagunas de Ruidera no resuelve los problemas actuales

Lanza Ruidera
Se cumplen cuarenta años de la declaración como parque natural de las Lagunas de Ruidera / E. P.

Se cumplen cuarenta años de la declaración como parque natural de las Lagunas de Ruidera / E. P.

Presenta alegaciones al borrador del PRUG y aboga por revertir la actual situación de descontrol e impunidad

Ecologistas en Acción-Ciudad Real ha presentado alegaciones al borrador del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Natural de las Lagunas de Ruidera con el ánimo de revertir la situación de descontrol e impunidad que, a su parecer, impiden la gestión “normalizada” de ese espacio natural.

En una nota de prensa, la organización ambientalista ha recordado que se cumplen justo cuarenta años de la declaración como parque natural de las Lagunas de Ruidera. Forma parte de la Red Natura y de la Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda.

El PRUG, que sustituirá al de 1995, se marca como objetivo ordenar los recursos naturales y culturales existentes, el uso público y la investigación. En este punto, Ecologistas en Acción ha considerado que el borrador del Plan Rector incurre en contradicciones y prolonga ‘sine die’ la solución a “problemas patentes”.

La organización ecologista pone como ejemplo la red de colectores de saneamiento de las edificaciones repartidas por el parque, “la mayoría ajenas al planeamiento urbanístico”, algo a lo que se opone por tratarse de “una legalización (de esas construcciones) encubierta y controvertida desde el Derecho Urbanístico”.

Además, critica que el borrador llame a la recuperación del dominio público hidráulico, pero no establezca medidas que lo faciliten. Es más, en opinión de los ecologistas, apela “con desafortunada insistencia a la integración paisajística de construcciones y equipamientos, cuando se sabe que invaden el entorno perilagunar, siendo manifiestamente ilegales”.

Ecologistas en Acción-Ciudad Real añade que el borrador reconoce el deterioro y la necesidad de recuperar “una de las joyas de las Lagunas de Ruidera”, los travertinos o formaciones geológicas de carbonato cálcico que represan las lagunas, si bien lamentan que el plan no detalle la estrategia o protocolo a seguir.

Según la organización, se avanza en la regulación de los recursos hídricos en el sentido de que agotadas las concesiones, la Confederación Hidrográfica del Guadiana podrá solicitar la finalización extractiva y el desmantelamiento de la instalación. Sin embargo, “la profusión en estos meses de expedientes de ampliación, mejora y modernización de regadíos en el Campo de Montiel podría retrasar esa línea de actuación, sino la convierte en papel mojado”, lamenta.

Además, aboga por restringir el baño en Ruidera derivándolo al Embalse de Peñarroya y critica que en el plan no haya una limitación mayor del acceso de vehículos motorizados particulares a la carretera que circunvala las lagunas.

Ecologistas en Acción-Ciudad Real no tiene muy claro que la Administración regional ponga los medios legales, materiales y económicos para “rescatar” el parque, pensando en su conservación efectiva, compatible con una explotación y uso público de bajo impacto que beneficie, como no podía ser menos, a la población.