Los hosteleros de Ciudad Real quieren que el Ayuntamiento suspenda el decreto del botellón

Belén Rodríguez Ciudad Real
Control del alcoholemia de la Policía Local en el Torreón / Archivo

Control del alcoholemia de la Policía Local en el Torreón / Archivo

La asociación espera respuesta al recurso que presentaron en diciembre, en el que se quejan de la mano ancha que se le da a esta práctica juvenil. También quieren cerrar una reunión, que según dicen han pedido dos veces después del “decretazo”

La Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería pretende que el Ayuntamiento de Ciudad Real deje en suspenso el decreto que regula la práctica del botellón en Ciudad Real desde el 9 de noviembre pasado, que consideran lesiva para sus intereses.

Aprobado en plena negociación con el sector, que previamente había acudido a la fiscalía, lo que esta parte llama “decretazo” autoriza  el consumo de bebidas en la calle –prohibido por la ordenanza de ocio y convivencia-  con la excepción del recinto acotado de la calle Echegaray los jueves, viernes, sábados y domingos, así como vísperas de festivos, entre las 23.00 y las 4.00 horas.

Los hosteleros, partidarios de que esta práctica normalizada en las principales poblaciones se erradique o al menos se reduzca a la mínima expresión, no entienden tanta manga ancha y han presentado recurso de reposición, registrado el pasado 17 de diciembre, sin que un mes después hayan recibido respuesta alguna.

También han remitido dos solicitudes de reunión por escrito con los responsables del equipo de gobierno, según fuentes de la gerencia de la asociación, por el momento sin contestación.

El decreto vacía de contenido la ordenanza

Los hosteleros alegan que el decreto vacía de contenido la ordenanza de ocio y convivencia (conocida como ‘antibotellón’) y aseguran que “auspicia un efecto contradictorio, propiciando que bajo cualquier supuesto objetivo y en función de cualquier tipo de actividad lúdica se permita el consumo de bebidas alcohólicas durante los jueves, viernes, sábados, domingos, incluidos los días de víspera de festivos en la calle Echegaray”.

Consideran “excesivo y perjudicial” el horario autorizado, que coincide con el horario de cierre máximo que tienen que cumplir pubs y disco bares (a las discotecas se les permite abrir hasta las seis los viernes sábados y víspera de festivos).

No se ha consensuado

Además dicen que el contenido del decreto “no se ha valorado en su justa medida desde el punto de vista jurídico, ni se han previsto sus consecuencias y que desde luego no ha sido ni consensuado ni estudiado con los colectivos afectados”.

Voluntad de diálogo

No obstante, la asociación dice que pretenden “abordar esta cuestión con voluntad de diálogo y el trabajo conjunto”,  y ponen como ejemplo “un prototipo similar de ordenanza establecida en la provincia de Albacete”.