Manuel Juliá deja la dirección de Fenavin tras 20 años como director

Carlos Monteagudo Ciudad Real
Manuel Juliá durante el acto de nombramiento de los Embajadores del Vino de Fenavin / Clara Manzano

Manuel Juliá durante el acto de nombramiento de los Embajadores del Vino de Fenavin / Clara Manzano

“Quien quiere comprar vino, tiene que venir a Ciudad Real”. De esta manera, Manuel Juliá, actual director de Fenavin en sus diez ediciones de historia, se ha despedido de su cargo en el acto de nombramiento de los Embajadores del Vino 2019, donde, entre otros, se ha nombrado a Pepa Bueno, Ana Terradillos y Sonsoles Ónega.

“Dejo Fenavin porque pienso que, después de 20 años, uno ya ha dado todo lo que tiene que dar. Me ha llegado mi momento aquí y el de empezar cosas nuevas. Todo el mundo tiene que saber llegar y saber irse”. Así lo ha anunciado este miércoles el actual director de Feria Nacional del Vino (Fenavin), el periodista Manuel Juliá, quien ha ocupado la dirección de la feria en sus 20 años de historia y sus diez ediciones.

La periodista Olga Viza, quien ha presentado el acto de nombramiento de los ‘Embajadores del Vino’ en Fenavin, ha sido la encargada de dar la primicia de que Juliá, tras 20 años desempeñando el puesto, deja la dirección de la feria. El propio Juliá ha reconocido que desde pequeño su gran pasión ha sido la literatura, por lo que a él le ha llegado el momento de dejar Fenavin, “que tantos momentos buenos me ha dado”, y dedicarse a su pasión.

De esta manera, a sus 64 años, tras convertir Fenavin en un referente para las bodegas españolas y para los compradores de todo el mundo en sus 20 años de historia y sus diez ediciones, deja el cargo, aunque ha avisado de que “estará a disposición de lo que de mí se necesite”, por lo que más que una despedida, es un “hasta luego”.

“Son muchísimas ediciones, decisiones importantes, noches sin dormir, presiones, ansiedad, pero, sobre todo, orgullo”, ha destacado Juliá, al tiempo que se ha mostrado convencido de que alguien, “con savia nueva”, se subirá al barco para que Fenavin sigue hacia delante y creciendo cada edición, como lo lleva haciendo desde que se celebrara la primera edición.

Recordando la primera edición de Fenavin, Juliá ha reconocido que intentaron traer a expositores nacionales y compradores internacionales “haciendo trampa”, ya que “a las bodegas les decíamos que iban a venir compradores de todo el mundo y a los compradores que iban a venir bodegas de todo el panorama nacional”. Una primera edición en la que acercaron hasta Ciudad Real unas 350 bodegas y 110 compradores. Una cifra bajísima en comparación con la décima edición, pues ha logrado reunir a 2.000 expositores, 4.000 compradores y más de 20.000 distribuidores.

Finalmente, Juliá ha terminado su intervención asegurando que Fenavin que “quien quiere comprar vino, tiene que venir a Ciudad Real”.

“Quiero seguir contando con Juliá”

Por su parte, José Manuel Caballero, presidente de la Diputación Provincial, institución organizadora de Fenavin, ha confiado en que seguirá contando con Manuel Juliá. Manolo sabe que si yo sigo al frente de la Diputación y él quiere, puede seguir, de una manera u otra, colaborando con Fenavin de una manera u otra.