María Magdalena Franco, la “niña milagro” que con sólo 1 año sobrevivió a un terrible accidente de tráfico en Picón en 1946

Aurora Galisteo Ciudad Real
María Magdalena Franco, en la redacción del Diario Lanza, junto a un ejemplar del 22 de enero de 1946 fecha en la que, milagrosamente, sobrevivió a un terrible accidente de tráfico, en brazos de su madre, cuando sólo tenía un año de edad /Clara Manzano

María Magdalena Franco, en la redacción del Diario Lanza, junto a un ejemplar del 22 de enero de 1946 fecha en la que, milagrosamente, sobrevivió a un terrible accidente de tráfico, en brazos de su madre, cuando sólo tenía un año de edad /Clara Manzano

El 22 de enero de 1946 María Magdalena Franco viajaba en brazos de su madre en la cabina de un camión, junto a su padre y el conductor, desde Ciudad Real a Horcajo de los Montes. A la altura de Picón el camión, en el que viajaban también, en la caja, varios trabajadores de la construcción, volcó. En el trágico accidente perdió la vida su madre, con 25 años de edad, el chófer y uno de los trabajadores. Ella fue encontrada en la cuneta de la carretera, en medio de la nieve, en perfecto estado

María Magdalena Franco León es una “niña milagro”. Con sólo un año de edad sobrevivió, en los brazos de su madre, Isidora León Fernández, a un aparatoso accidente de tráfico, a la altura de Picón, donde perdieron la vida tres personas, entre ellas su madre. Del terrible suceso, acaecido el 22 de enero de 1946, dio cumplida información el Diario LANZA quien calificó de “milagroso” el que la pequeña, que fue encontrada en la cuneta en medio de la nieve, resultara ilesa.

Hoy, 72 años después, María Magdalena Franco ha querido acercarse hasta la redacción del Diario LANZA para hacerse con un ejemplar del periódico de aquel martes 22 de enero. Y ha explicado que sus padres vivían entonces en Horcajo de los Montes donde su abuelo, Francisco León Fernández, era prácticante y se dedicaba también al tema de la construcción.

El día del trágico accidente se encontraban en Ciudad Real y se dirigían hacia Horcajo. Explica que en la cabina del camión, que iba cargado también con materiales de construcción, viajaban el chófer, su padre, su madre y ella que, con un año de edad, iba en sus brazos. En la caja del camión iban también varios obreros.

Al parecer ese día había nevado. Salieron de Ciudad Real y a la altura de Picón el camión se deslizó y volcó, posiblemente por una alcantarilla. Su madre perdió la vida al instante, según le han explicado se clavó fatalmente el embrague del camión, y también falleció en el acto el conductor. Su padre salió herido. Y a ella, nadie la encontraba. “Milagrosamente” apareció en el arcén de la carretera entre la nieve y sin un rasguño. Varios obreros también resultaron heridos de gravedad y al menos otro falleció al día siguiente del accidente, tal y como también recogió la edición de LANZA del 23 de enero de 1946.

Un accidente “muy sonado y muy grave”

“Fue un accidente muy sonado y muy grave”, ha explicado María Magdalena Franco a quien cuidaron y educaron en Ciudad Real sus abuelos maternos ya que, dos años después, también perdió a su padre que falleció de un infarto.

Desde los tres años huérfana de padre y madre, recuerda una infancia muy feliz; sus estudios en el colegio San José de la capital y, posteriormente, en la entonces llamada Escuela de Magisterio, hoy Facultad de Educación.

La “niña milagro” ha sido durante 40 años maestra de Educación Infantil en Fuente El Fresno, Javea (Alicante), en la ciudad suiza de Laussane durante seis años, Daimiel y Sevilla, capital andaluza en la que reside actualmente junto a su marido y su hijo de 41 años.