María Salas: “Universidad y enfermedad mental no están reñidas”

Belén Rodríguez Ciudad Real
María Salas responsable del Servicio de Apoyo al Estudiante con Discapacidad de la UCLM / J.Jurado

María Salas responsable del Servicio de Apoyo al Estudiante con Discapacidad de la UCLM / J.Jurado

La responsable del servicio de Apoyo al Estudiante con Discapacidad de la UCLM dice que en la universidad no hay exclusión de alumnos por discapacidad o trastorno mental. Juan ha contado su experiencia como estudiante de grado en el Día de la Salud Mental

La Universidad de Castilla-La Mancha tiene unos cuatrocientos alumnos en este curso con algún tipo de discapacidad, un 30% de ellos con enfermedades mentales. Ne es un mal dato según María Salas, responsable del servicio de Apoyo al Estudiante con Discapacidad que asegura que “universidad y enfermedad mental no están reñidas”.

Lo ha demostrado esta tarde en la Facultad de Medicina Juan, un alumno con discapacidad psíquica de los últimos cursos de grado en el campus de Ciudad Real, que ha aportado su experiencia universitaria al acto por el Día Mundial de la Salud Mental organizado por Apafes.

La directora de este servicio, que funciona desde hace quince años con sede en Ciudad Real prestando ayuda técnica y atención psicológica, explica que lo peor a lo que se enfrentan estos alumnos no es a sus compañeros, sino a la organización de las clases y de su vida universitaria.

“No hay exclusión en la universidad”

“No hay exclusión en la universidad los compañeros apoyan al máximo al estudiante cuando decide compartir con ellos cuál es su problemática. Los principales problemas vienen por el ritmo de la clases, es distinto y la forma de estudiar también”, explica. Desde este servicio les ayudan a familiarizarse con eso y también a combatir el estrés o la ansiedad que puede surgir en los primeros meses de ese proceso adaptativo.

 Más grandes dependientes

Según Salas cada vez son más los alumnos con alguna discapacidad que acceden a los estudios universitarios, “últimamente muchos grandes dependientes de lo cual nos sentimos muy orgullosos”. En estos casos la Universidad les facilita hasta un auxiliar que les acompaña durante las clases para ir al baño, moverse, o cualquier otra cosa que necesiten.