Masías (Cs) facilitará la gobernabilidad según la “casuística” de Ciudad Real y no renunciará a entrar en el Ejecutivo municipal

Pedro Maroto, Eva María Masías y Mariana Boadella, los tres nuevos concejales de Ciudadanos / A. R.

Pedro Maroto, Eva María Masías y Mariana Boadella, los tres nuevos concejales de Ciudadanos / A. R.

Eva María Masías, la número 1 de Ciudadanos a la Alcaldía de Ciudad Real, formación que tiene la llave del Gobierno municipal, ha sido la candidata más buscada este lunes, no sólo por los medios sino por los partidos que van a protagonizar el nuevo Ejecutivo ciudarrealeño.

Sin tener todavía una estrategia de negociación decidida, a falta de recibir directrices “de Madrid” y de la propia dirección provincial del partido, Masías ha mantenido en las últimas horas los primeros contactos con el PSOE, PP y Vox pero “de felicitación y cortesía”, ha aclarado.

“Paco (Cañizares, líder del PP) me llamó anoche y Pilar (Zamora, PSOE) y José Antonio Ruiz-Valdepeñas esta mañana”, ha informado, a la vez que ha asegurado que aún no han diseñado un calendario de negociación.

Consciente de su decisión como clave en el Gobierno ciudarrealeño, ha manifestado que las coaliciones “hay que negociarlas dentro de cada casuística” pero siempre “a favor del interés general”, tal y como ha avanzado la portavoz en el Congreso de la formación naranja, Inés Arrimadas.

Lo único que Masías tiene claro es que formará parte del Gobierno municipal porque “no puede ser de otra manera” para alcanzar la gobernabilidad, un punto que tendrá que negociar con los diferentes partidos con los que se sentará en las próximas horas, antes de que acabe la semana.

Masías, junto a Pedro Maroto y Mariana Boadella, los tres ediles electos de Cs, tienen dos opciones: alcanzar un pacto con PP (nueve concejales) y Vox (uno) en un bloque de centro derecha, para dar la Alcaldía a Paco Cañizares, o conformar un ejecutivo con el PSOE (10 concejales), para que Pilar Zamora siguiera gobernando.

Masías ha pedido a los equipos de los alcaldables que “sean responsables y coherentes” con las políticas que se coaliguen para el bien de la ciudad, así como a la hora de negociar “habrá que tener en cuenta las propuestas programáticas más afines”.

La candidata también ha celebrado que la presencia de Cs garantice un gobierno “sin populismos de un extremo ni de otro”, y ha comentado las declaraciones que hicieron en plena noche electoral tanto Cañizares (PP) como Zamora (PSOE), que “están muy contextualizadas”.

El líder del PP invitó a Cs a formar parte del Gobierno, pero antes “nos tienen que escuchar y ver propuestas”, mientras que sobre el comentario de la alcaldesa de que no hiciera experimentos se ha preguntado “si como el que hizo el PSOE hace cuatro años con la extrema izquierda”.

En todo caso, ha instado a respetar “el mandato de las urnas”, que han dejado “una horquilla muy justa para PP y PSOE y que nos ha situado en un punto clave porque quieren que seamos partícipes”.

Quedan días “intensos” para conocer la decisión que volcará la balanza en el gobierno capitalino, que se constituirá el próximo 15 de junio.