‘Mentes insolentes’ crean en la Biblioteca un fanzine inquieto, creativo e intergeneracional

A. Ruiz Ciudad Real
Participantes e impulsores del primer número del fanzine / A. R.

Participantes e impulsores del primer número del fanzine / A. R.

Poesías, dibujos, escritos, comentarios de libros y viajes aparecen en el primer número de una publicación basada en la “intertalleridad” o colaboración entre los participantes en los diferentes talleres que se celebran

Trasgresor, que rompe con lo habitual, intergeneracional y basado en la “intertalleridad” es el fanzine ‘Mente insolente’, impulsado desde el taller ‘Viajeros y exploradores’ celebrado en la Biblioteca Pública del Estado y en cuyo primer número colabora el Club de Lectura de Cómic.

Entre los objetivos de esta publicación de carácter semestral, se encuentra potenciar la colaboración entre los diferentes talleres que se desarrollan en la Biblioteca, de manera que en cada número un taller tomará el relevo del timón del fanzine con el apoyo de participantes en otros talleres, comentó Julia Díaz, quien presentó ‘Mente insolente’ junto al director de la Biblioteca, Francisco Javier Alonso, y el responsable de Viñeta y Club de Lectura de Cómic, Agustín Rodríguez.

Así, está previsto que en el número dos del fanzine tomen mayor protagonismo los miembros tanto del Club de Lectura de Cómic como del Club Infantil ‘Las Calaveras’, indicó Díaz, quien promovió actividades generadoras de contenidos para la publicación con los 18 participantes en el taller ‘Viajeros y exploradores’.

Autores que van desde los “50 y pico” hasta los 74 años que tiene Ramiro Martín Antúnez, del Club de Lectura de Cómic, contribuyen con sus trabajos a sacar el primer número de este fanzine, con el que se recupera, por otra parte, el proyecto que iniciaron Díaz y Rodríguez en la antigua Casa de Cultura de los Jardines del Prado hace diez años con la publicación ‘Expresiones’, cuya temática giró en torno a la ecología y los animales.

‘Expresiones’ sería “el embrión, el número cero” de este proyecto que busca que personas de todas las edades, no sólo gente joven, vuelquen su creatividad e inquietudes en el fanzine, comentó Rodríguez.

En el número uno del fanzine, cuyo nombre fue elegido a través de un juego de vocabulario en el taller ‘Viajeros y exploradores’ y que hace referencia a que “una mente insolente suele ser contestataria, a veces un poco mal educada”, así como que “a veces para ser creativo hay que saltarse las reglas”, se pueden en sus 32 páginas encontrar poesías, escritos, chistes, dibujos y reflexiones sobre lecturas y viajes.

Mandalas rellenados en lugar de con color con poemas y dibujos como ‘El otro lado’, sobre la felicidad y sosiego que se muestra en las redes sociales frente al estrés real del día a día, y ‘El cómic más corto de la historia’, que empieza y culmina en una viñeta, aparecen en ‘Mente Insolente’, así como creativos resultados siguiendo la dinámica del ‘cadáver exquisito’, una aproximación a los campos de refugiados saharauis en Tinduf, comentarios sobre la lectura de ‘Persépolis’ y eventos generados por autores del fanzine, en cuya contraportada se sitúa el staff con todos los participantes.