Pilar Zamora: “Modernizar una ciudad no es más difícil o más fácil, es tener una hoja de ruta y trabajar”

J. M. Izquierdo Ciudad Real

Después de ocho años en la posición, Pilar Zamora encara el 2020 como el año en el que cumplirá cinco años al frente de la Alcaldía de Ciudad real. Personalmente, se ve más serena y reflexiva que cuando llegó al cargo. Ilusión y trabajo, dice, el mismo. Primero las personas y la inversión en la mejora de la ciudad siguen siendo sus objetivos prioritarios.

PREGUNTA.- Va camino de cumplir cinco años de alcaldesa. No sé si la Pilar Zamora que hoy tengo enfrente es la misma de hace cinco años. ¿Cuál ha sido su evolución en este tiempo con su experiencia en el puesto y cuál cree que ha sido la evolución de la ciudad en esta etapa?

RESPUESTA.- No. La Pilar que tiene hoy enfrente no es la misma que empezó hace cinco años.  Soy la misma en la ilusión y la fuerza de llevar la labor de la Alcaldía. Eso no ha cambiado ni un ápice. Pero el cambio ha sido realmente importante, sobre todo, en la experiencia y en el conocimiento de lo que es la gestión de la ciudad. Es verdad que yo llevaba ocho años en la oposición, pero no tiene nada que ver. Ahora creo que soy bastante más serena, tengo la cabeza mejor amueblada, hago las cosas reflexionando más y la evolución se da, sobre todo, en un conocimiento muy profundo de la ciudad. Yo soy de aquí, aquí están mis hijos, pero ahora conozco la ciudad con más profundidad.

P.- Desde el PSOE, partido al que pertenece, siempre se ha hablado de avanzar, de mejorar la ciudad, de modernizarla como objetivo político. ¿Estos cinco años le dicen que es más complicado de lo que parece, menos…?

R- Tenemos una estrategia muy clara de ciudad desde el principio. Pero sí es cierto que la burocracia de la administración hace que las cosas vayan más lentas de lo que se desea. No es más difícil o más fácil, es distinto a lo que pensabas. Pero es fundamental tener una hoja de ruta. Esa hoja de ruta nos dice que lo primero que hay que hace es pensar en las personas y, después, para que esta ciudad cambie hay que atraer inversión, en lo que estamos trabajando mucho. Ciudad Real era una ciudad que estaba muy descuidada en asfaltado, acerado, recuperación del patrimonio y en eso se ha trabajado. Cuando uno tiene claro hacia dónde quiere que vaya la ciudad y no va dando bandazos es mucho más sencillo. Solo hay que dedicarse cien por cien al trabajo, como me dedico yo, y todo mi equipo.

VI Centenario

P.- Este año se cumple el sexto centenario de la declaración de Ciudad Real como ciudad por Juan II, como alcaldesa, cómo entiende ese contexto histórico, engarzándolo con ese deseo de modernidad…

R.- Las ciudades, como todo, deben de tener sus raíces y está ciudad tiene sus raíces en esa proclamación como ciudad hace seiscientos años. Las cosas han cambiado mucho, pero a mí me gusta pensar en el futuro. Las raíces están, los principios están, tenemos un recorrido histórico muy importante del que no debemos olvidarnos nunca, pero hemos llegado a un punto de un progreso que ha permitido dar un salto cualitativo y cuantitativo de la ciudad. Cuando estamos celebrando este sexto centenario, no nos quedamos atrás, estamos pensando en el presente y en el futuro y esa es la línea en la que estamos trabajando.

P.- Estamos haciendo esta entrevista a pocas horas de que se debatan y, previsiblemente, se  aprueben los Presupuestos Municipales para 2020, que ascienden a 71,7 millones de euros. ¿Qué objetivos se persiguen con ellos?

R.-  Nosotros vamos a seguir invirtiendo en la ciudad, 8 millones de euros en totalº. Es verdad que ha habido bastantes críticas porque el dinero viene del superávit, en lugar de estar en el capítulo de inversiones, pero, cuando a un ciudadano se le asfalta una calle,  al ciudadano le da igual que esté en el capítulo seis del Presupuesto o que venga del superávit de años anteriores. El Presupuesto, por otro lado, piensa, sobre todo, en el empleo. Seguiremos con el Plan de Empleo de la Diputación, de la Junta, estamos pensando en las personas más desfavorecidas. Estamos pensando en afrontar el tema del barrio de San Martín de Porres, que es un tema que hay que afrontar de una vez; estamos apostando por los hábitos saludables de la juventud, por una cultura, en especial, por la cultura en la calle. En los Presupuestos queremos seguir esa línea de trabajo que nos habíamos marcado, pero si me pregunta qué queremos hacer, la inversión es una prioridad. Tenemos muchas obras por delante para seguir con la dignificación de la ciudad, que significa dignificar a las personas.

Zamora sigue poniendo a las personas en primer lugar de sus prioridades políticas y después a la inversión en la ciudad /Clara Manzano

Zamora sigue poniendo a las personas en primer lugar de sus prioridades políticas y después a la inversión en la ciudad /Clara Manzano

P.- Qué quieren hacer en San Martín de Porres…

R.- San Martín de Porres no es un tema para abordar de un plumazo. Hay que hablar con las personas, trabajar con profesionales que puedan hacer un papel importante. Nosotros ya trabajamos en el proyecto LaCaixa por la infancia, en el que se actuaba con los niños del barrio. Estamos hablando de que las familias se integren en los servicios sociales para la normalización de su vida y su trabajo y en esto también hay que invertir.  Por lo tanto, primero las personas y, después, terminar con ese barrio chabolista. Hemos eliminado chabolas para que el asentamiento no vaya a más, porque no es una forma de vivir para las personas que allí residen.

P.- En el mandado pasado, el Ayuntamiento ingresó los atrasos del IBI del Hospital General y los del aeropuerto. Esto generó cierta polémica política sobre el uso que se le podía dar a este dinero, algunos partidos políticos pidieron reducción de impuestos…

R.- Es difícil de explicar que ese dinero no sumaba, que  era dinero de una deuda.  Eso estaba en la contabilidad reflejado como un debe. Cuando llega ese dinero no se puede invertir tampoco en lo que uno quiera, el dinero llega para cancelar esa deuda. Estos años no ha sido el dinero lo que nos ha “preocupado”, así, entre comillas, sino la regla del techo del gasto, y las limitaciones que se pusieron por el Gobierno anterior. Los ayuntamientos saneados, como el de Ciudad Real, no pueden estar atados de pies y manos, y nosotros estamos atados de pies y de manos. No podemos invertir si no son obras financieramente sostenibles, no podemos contratar personal, no podemos hacer cosas en beneficio de la ciudad. Los ayuntamientos necesitan autonomía y confío en que este nuevo Gobierno nos desate esas manos que tenemos atadas.

Deuda, techo de gasto

P.- Lo cierto es que buena parte del período de situación económica positiva se ha aprovechado para reducir la deuda, que  ha pasado de 31 a 5,8 millones en los últimos cuatro años. Esa es una decisión política, evidentemente…

R.- Creo que los ayuntamientos no deben tener como objetivo reducir la deuda, tienen que tenerla controlada, porque creo que el dinero se tiene que invertir en la ciudad. No es un objetivo acabar con la deuda del Ayuntamiento, ahora no estamos pidiendo ningún tipo de crédito, por lo tanto estamos bien, pero no es el objetivo del Ayuntamiento. En todo caso, reducir la deuda es también reducir la carga sobre los ciudadanos, aunque reitero que no es el objetivo reducir la deuda, tenerla controlada y que los impuestos que paguen los vecinos se reinvierta en la ciudad, en políticas de empleo, en políticas sociales, que es nuestro objetivo.

P.- Otro de los grandes objetivos es el llamado Plan de Modernización 2025, ¿va al ritmo que les gustaría, se completará en ese 2025?

R.- Se trata de un plan a medio plazo, porque las obras que se quieren acometer no se pueden hacer de un día para otro. El Ayuntamiento, los compromisos que había adquirido, los ha hecho a su tiempo –el parque Manuel Marín y estamos con la ronda norte— y Diputación también está con sus proyectos. Estábamos un poco preocupados por la falta de Gobierno en España, cuya aportación es fundamental para las variantes que faciliten la segunda ronda o la construcción del Polígono Sepes, que son las actuaciones que van a dar un cambio radical a la ciudad. No se trata de echar la culpa a nadie, pero es una situación que se ha dado. Pero sí se van dando pasos en firme, sino ahí están los avances del Centro Regional del Folclore o de la Ciudad Administrativa en el antiguo Hospital del Carmen.

P.- Hablaba del Polígono Sepes. Antes de las elecciones del pasado abril y mayo, le quisieron dar un empujón. Ahora con el nuevo Gobierno, ha declarado que insistirá otra vez. También se supo que la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) había caducado. ¿Cómo está el tema en estos momentos?

R.- Es verdad que tuvimos un par de contactos con Sepes. Pedimos el desarrollo de 100.000 metros cuadrados de suelo industrial, nos gusta ser realistas, y ese plan empezó a funcionar. La DÍA es verdad que está caducada, pero hace nada, desde Sepes se mandó ya toda la documentación que faltaba para aprobarla de nuevo y se mandó a la Junta de Comunidades y va para adelante. En cuanto a insistir, la verdad es que, hoy por hoy, no sabemos quién está al frente de Sepes y esta situación de estar en funciones afecta. Por tanto, la DIA está encarrillada y lo que necesitamos es irnos a Madrid, aunque el tema está muy desarrollado.

P.- Es un tema que supera la competencia municipal, pero el comercio en Ciudad Real vuelve a colgar muchos carteles de “se vende”, “se alquila”. Este sector ha sido fundamental para la economía de la ciudad durante décadas. Cómo ve esta situación…

R.- El comercio es esencial para Ciudad Real. Siempre hemos dicho que el centro de la ciudad es un centro comercial y es esencial. El problema del cierre de comercios no es sólo un problema de Ciudad Real, pero para mí es un problema. Hay nuevos hábitos de consumo, sobre todo con el uso de Internet. Nosotros presentamos en la Mesa de Comercio una app para que los comercios de la localidad también pudiesen exponer sus productos a través de las redes, ahora, lo que tienen que hacer es sumarse a esa plataforma. En esa Mesa de Comercio tratamos de ver cómo solucionar el problema, no lo podemos hacer nosotros solos, el Ayuntamiento no puede hacerlo solo, porque puede deberse a hábitos de consumo, a precios de los alquileres de los locales en el centro, hace que comercios se trasladen del centro a otras zonas.