Pilar Zamora visita las obras de adecuación del entorno de la Plaza de Toros

Lanza Ciudad Real
El proyecto contempla la reorganización de todo el entorno

El proyecto contempla la reorganización de todo el entorno

La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, y los concejales de Urbanismo, Alberto Lillo, y Medio Ambiente, Manuela Nieto-Márquez, han visitado las obras de adecuación del entorno de la Plaza de Toros que están avanzando a buen ritmo. Estas obras las está realizando Obras y Viales Guadiana y se adjudicaron por 450.000 euros.

Con estas obras se pretende invertir la situación actual de degradación y abandono de la zona para transformarlo en un lugar atractivo y agradable que mejore la calidad de vida de los ciudadanos.

Con estas obras se pretende invertir la situación actual de degradación y abandono de la zona

Con estas obras se pretende invertir la situación actual de degradación y abandono de la zona

En la actualidad, en la zona prevalecen los vehículos y el espacio se configura como un cruce de calles. El objetivo es que se configure una plaza como tal,  que se integre más en el barrio, donde los niños jueguen, donde los mayores dispongan de circuitos saludables y se pueda disfrutar más del espacio.

El proyecto contempla la reorganización de todo el entorno más cercano a la Plaza de Toros y afecta a la mejora de la urbanización existente en las calles aledañas a la plaza, las aceras, plazas de aparcamiento, asfaltado y pavimentación y pasos de peatones.

Se realizará un itinerario saludable con un recorrido peatonal

Se realizará un itinerario saludable con un recorrido peatonal

Las zonas verdes actuales se conservan y se amplían respetando todos los ejemplares arbóreos existentes y se procede a plantar nuevos ejemplares de arbolado y de vegetación. Bajo la sombra de los árboles existentes, se  crearán dos zonas de juegos infantiles con bancos. Además se realizará un itinerario saludable con un recorrido peatonal en el que se instalarán aparatos de gimnasia al aire libre.

Además en la zona se han protegido los vestigios de la fosa de cimentación por donde discurrió la muralla medieval de la ciudad, cubriéndose y en el pavimento en superficie se ha marcado por dónde discurría la muralla para su conocimiento por parte de los vecinos de Ciudad Real.