“Que 5 hombres se acuesten con una menor inconsciente no es abuso, es violación”

Belén Rodríguez Ciudad Real

Protesta en Ciudad Real contra la sentencia a 'los violadores de Manresa' por abuso sexual / Clara Manzano

Decenas de personas protestan en Ciudad Real contra la sentencia de ‘la manada’ de Manresa y exigen cambios en el Código Penal. “Fallos como este normalizan la cultura de la violación"

La protesta contra la sentencia de la conocida como ‘la manada’ de Manresa, que condena por abuso, no por violación, a cinco jóvenes que mantuvieron relaciones sexuales con una menor inconsciente, ha reunido a decenas de personas este lunes en la plaza del Pilar de Ciudad Real.

Colectivos feministas y personas a título particular han secundado la convocatoria, que se ha celebrado en más de cien localidades, en protesta por una decisión judicial que técnicamente se ajusta a derecho, pero no al sentir social. “La sentencia es injusta e inmoral”, dice el manifiesto que se ha leído en la capital y circula por las redes sociales desde que el jueves se conoció el fallo: penas de entre 10 y 12 años de cárcel para cinco de los seis acusados por un delito de abusos, no por agresión sexual, que implicaría violencia, como la violación grupal de los Sanfermines de 2016, solo que esta vez a una menor.

Lectura del manifiesto que exige que se modifique el Código Penal / Clara Manzano

Lectura del manifiesto que exige que se modifique el Código Penal / Clara Manzano

Políticos de Unidas Podemos y PSOE

Los manifestantes, entre ellos concejalas de Unidas Podemos y Partido Socialista en el Ayuntamiento de Ciudad Real, además del candidato número uno al Congreso por Unidas Podemos Jorge Uxó, han coreado los lemas que se hicieron populares tras el estallido de indignación por la sentencia de La Manada de Pamplona, ‘Basta ya de justicia patriarcal’, ‘No es abuso, es violación’, ‘No es no’ y  ‘Solo sí es sí’.

Concentración contra la sentencia de La Manada de Manresa / Clara Manzano

Concentración contra la sentencia de La Manada de Manresa / Clara Manzano

“Que cinco hombres se acuesten con una niña de 14 años, aprovechando que está inconsciente no puede ser abuso sexual, sino una violación o cinco violaciones”, opina Mamen Soánez, miembro de la Asamblea de Feminismos que ha participado en la concentración.

Carmen Soánez, de la Asamblea Feminismos Ciudad Real / Clara Manzano

Carmen Soánez, de la Asamblea Feminismos Ciudad Real / Clara Manzano

La normalización de la violación

Los colectivos feministas de Ciudad Real advierten además del efecto que este tipo de fallos judiciales tienen en los jóvenes, “sentencias como esta normalizan conductas que no lo son. Nosotras no vamos por ahí violando a un chico que se marea o se emborracha. No puede ser que para muchos de ellos el final de las fiestas sea ese”, “el problema de fondo es la normalización de la violación”, insiste.

Un año y medio de parón

La revisión del Código Penal en lo tocante a los delitos sexuales prometida por el Gobierno del PP tras la sentencia de La Manada en abril de 2018, sigue atascada  año y medio después. El PSOE retomó el asunto cuando llegó al poder tras la moción de censura de mayo de 2018, se creó una comisión que a finales del año emitió una propuesta al Gobierno, pero las Cortes de disolvieron en marzo para la convocatoria de elecciones generales, que se repiten el próximo domingo, sin que el Ejecutivo en funciones haya podido tomar ninguna decisión al respecto.

Mientras tanto los tribunales siguen juzgando y aplicando un Código Penal que se está viendo desbordado por este tipo de violaciones grupales en las que los colectivos de mujeres echan en falta la perspectiva de género.

Reforma del Código Penal ya

“Denunciamos que la reforma del Código Penal no se puede postergar más tiempo”, dice el manifiesto tras la sentencia de Manresa en la que los colectivos feministas insisten en denunciar “un sistema de justicia patriarcal que consagra la injusticia y busca razones para penalizar a las víctimas en lugar de castigar a los agresores”.

Además el manifiesto dedica un párrafo a esos “que se declaran en guerra contra las mujeres (…) y a quienes consienten, por acción u omisión, que el odio hacia las mujeres tenga cabida en la política, la justicia y las leyes”.

El manifiesto concluye con un contundente “las mujeres estamos muy preocupadas  e indignadas, y saldremos a la calle las vece que haga falta porque nos jugamos la vida”