Rouco reclama 28 nuevas plazas de jueces en Castilla-La Mancha, la comunidad peor dotada

Belén Rodríguez Ciudad Real

Vicente Rouco,con el vocal del CGPJ Rafael Mozo, en el acto de apertura del año judicial en Castilla-La Mancha en septiembre en Ciudad Real / Clara Manzano

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha Vicente Rouco ha abierto el año judicial en Ciudad Real solidarizándose con los profesionales de la Justicia en Cataluña y defendiendo la independencia de los jueces

Desde la “normalidad” judicial de Castilla-La Mancha, el presidente del Tribunal Superior de Justicia regional Vicente Rouco ha abierto este viernes en Ciudad Real el año judicial en la comunidad reivindicando más plazas de jueces y creación de juzgados.

Con diez jueces por 100.000 habitantes, Castilla-La Mancha está a la cola de dotación de estos profesionales en España, que es el país peor dotado del panorama europeo, con una media de 12,2 por cada 100.000 habitantes.

Las necesidades  son muchas y se han agravado con la crisis (en Ciudad Real no se crea un nuevo juzgado desde 2010), de modo que en la Memoria Judicial 2016 Rouco reclama 28 nuevas plazas de jueces y magistrados para los órganos judiciales de la región, tres de ellas para órganos colegiados (audiencias), 17 para la creación de nuevos juzgados y 8 de jueces de adscripción territorial (sustitutos).

El acto de apertura se ha celebrado en la sala de vistas de la Audiencia Provincial / Clara Manzano

El acto de apertura se ha celebrado en la sala de vistas de la Audiencia Provincial / Clara Manzano

Cuatro nuevos juzgados para Ciudad Real

En Ciudad Real, donde este viernes se han reunido jueces, magistrados, fiscales y secretarios de la administración de justicia de toda la región, Rouco considera muy necesario crear un nuevo juzgado de instrucción y primera instancia en la capital, el número 8, que permitiría separar las jurisdicciones Civil y Penal.

Otra importante necesidad es la creación de un juzgado exclusivo de lo Mercantil (el número 4 está saturado, más desde que en junio asumió las competencias provinciales de cláusulas suelo); un juzgado de Violencia sobre la Mujer exclusivo (instrucción 5 de la capital está semiespecializado) con competencias comarcales o provinciales, y un cuarto juzgado de lo Penal para juzgar la delincuencia más común.

El esfuerzo de Tomelloso y Puertollano

También se piden ocho nuevas plazas de jueces de adscripción territorial, par cubrir vacantes y apoyos coyuntarales, y se recuerda en la memoria el esfuerzo que han hecho en el último año partidos judiciales como Puertollano y Tomelloso, en el caso de Ciudad Real, en los que también se necesitan más juzgados.

Ligera esperanza con el anuncio de 200 plazas

Las exigencias, casi calcadas de la memoria del año pasado, tienen más visos de prosperar en este año judicial 2016-2017. “El Gobierno ha anunciado que creará 200 nuevas plazas de jueces, algunas de ellas en Castilla-La Mancha por un real decreto que saldrá en breve, “confiamos en que sean lo más generosos posibles”, ha explicado Rouco.

Autoridades y políticos que han asistido al acto / Clara Manzano

Autoridades y políticos que han asistido al acto / Clara Manzano

Presiones e independencia judicial en Cataluña

Cataluña, y los graves acontecimientos que se vienen sucediendo por la actuación judicial contra el referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional, ha ocupado parte del discurso institucional de apertura del año judicial en Castilla-La Mancha.

Tanto Rouco como el fiscal superior de Justicia de Castilla-La Mancha José Martínez se han solidarizado con los “profesionales de la justicia que tienen que desarrollar su trabajo en esa comunidad bajo presión”, ha condenado lo que considera “ataques a la independencia judicial” (por las concentraciones ciudadanas ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña) y ha lanzado a la sociedad un mensaje de “calma y confianza en el estado de derecho, la sociedad siempre va a contar con los servidores de la administración de Justicia”.

Baja la delincuencia y la pendencia

Pese a las carencias, los datos de la Memoria Judicial 2016 dibujan un panorama mejor, a efectos numéricos, que 2015. En 2016 la litigiosidad en Castilla-La Mancha descendió un 31%, un elevadísimo porcentaje que se explica por la última reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim). La norma, polémica por los plazos, ha eliminado de la tramitación judicial los asuntos en los que no hay autor conocido. Como los cuerpos de seguridad no remiten estos casos los juzgados no los contabilizan como diligencias.

En el año 2016 ingresaron 184.502 asuntos en los órganos judiciales de Castilla-La Mancha, frente a los 267.497 de 2015, lo que se traduce un descenso tanto en la jurisdicción Penal como en la Civil.

La cifra de resolución de asuntos “sigue siendo excelente”, refiere Rouco en la memoria que ha remitido al Consejo General del Poder Judicial y al Ministerio de Justicia. La cifra de resolución de asuntos está 3 puntos y medio por encima del número de ingresados, se han resuelto 191.253.

En cuanto al nivel de pendencia (asuntos pendientes de años atrás) ha habido una disminución en 2016 respecto a 2015 del 5,63%.

Al acto de apertura del año judicial en Castilla-La Mancha, que por primera vez se ha celebrado en Ciudad Real, ha asistido el vocal del Consejo General del Poder Judicial Rafael Mozo. La magistrada María Jesús Alarcón, presidenta de la Audiencia Provincial, ha hecho de anfitriona para recibir a jueces, fiscales, magistrados y secretarios de la administración de justicia de toda la comunidad.
En representación del Gobierno regional ha acudido el vicepresidentes segundo José Luis Martínez Guijarro (Page ha estado en la apertura del curso académico en la Universidad regional en Albacete).