Sincero reconocimiento y estímulo desde la calle y la plaza de la Puerta de Alarcos a la lucha colectiva contra el coronavirus

A. Ruiz Ciudad Real

Se dieron ánimos a los vecinos para seguir con un aislamiento en el hogar clave para evitar contagios / J. Jurado

Se aplaudió y vitoreó a quienes están luchando con ahínco para frenar la pandemia

Es respiro colectivo, aliento vecinal y agradecimiento solidario a quienes se exponen trabajando en primera línea para acabar con el avance del coronavirus. A las ocho de la recién entrada noche las ventanas y puertas de los balcones se abren para que salga todo el reconocimiento y cariño de los hogares ciudarrealeños a los profesionales sanitarios en forma de aplauso.

El efusivo aplauso se acompañó con canciones como 'Resistiré' / J. Jurado

El efusivo aplauso se acompañó con canciones como 'Resistiré' / J. Jurado

A esta consideración y aprecio se suman los ánimos a los vecinos del entorno para seguir afrontando el confinamiento en casa como una de las medidas esenciales para frenar la pandemia.

Se dieron ánimos a los vecinos para seguir con un aislamiento en el hogar clave para evitar contagios / J. Jurado

Se dieron ánimos a los vecinos para seguir con un aislamiento en el hogar clave para evitar contagios / J. Jurado

En el tramo de la calle Alarcos entre los Nuevos Ministerios y la plaza de la Puerta de Alarcos, frente al parque Gasset, incluidas las calles que convergen en esta vía como Tinte, Obispo Hervás y especialmente Olivo muchos no faltaron este jueves a la cita de las ocho para expresar un agradecimiento incentivado con canciones que forman parte ya de la banda sonora de esta manifestación ciudadana como son ‘Resistiré’ del Dúo Dinámico y ‘¡Qué viva España!’ de Manolo Escobar.

Hasta con utensilios de cocina como en las caceroladas se siguió el aplauso / J. Jurado

Hasta con utensilios de cocina como en las caceroladas se siguió el aplauso / J. Jurado

Ciudarrealeños de todas las edades y desde todas las alturas, del primero al séptimo piso, aplaudieron, hubo incluso quien siguió el ritmo del aplauso con tapas de sartenes y se proyectaron luces de colores formando dinámicas geometrías sobre la fachada del edificio de los sindicatos.

Se encendieron y proyectaron luces de colores para ambientar este reconoimiento vecinal / J. Jurado

Se encendieron y proyectaron luces de colores para ambientar este reconoimiento vecinal / J. Jurado

Son apenas, por lo general, cinco o siete minutos de estímulo, de sincero reconocimiento social, para después volver cada residente, cada familia a su quehacer en un aislamiento en el hogar que ya va por su segunda semana.