Un alto porcentaje de las trabajadoras de residencias de personas mayores consumen fármacos para paliar el dolor muscular

Aurora Galisteo Ciudad Real

"Tus derechos, la mejor medicina" es el título del encuentro que sobre el consumo de fármacos entre el colectivo de trabajadoras de residencias de personas mayores ha celebrado CCOO /J. Jurado

CCOO ha celebrado este martes en Ciudad Real un encuentro sobre el consumo de fármacos entre este colectivo, un sector cuyo trabajo está caracterizado por: la invisibilidad social de los cuidados, por estar altamente feminizado con doble presencia trabajo-hogar, de atención permanente que cuida de personas dependientes con la carga emocional que conlleva

“Tus derechos, la mejor medicina” es el título del encuentro que sobre el consumo de fármacos entre el colectivo de trabajadoras de residencias de personas mayores ha celebrado este martes en Ciudad Real el sindicato CCOO.

En el mismo han participado José Rodríguez, del equipo de la Secretaría Confederal de Salud Laboral de Comisiones Obreras, Irene Álvarez, responsable de Salud Laboral y Empleo de la Federación Estatal de Sanidad y Servicios Sociosanitarios de Comisiones Obreras, y Chelo Cuadra, secretaria general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO.

Según ha explicado Cuadra este encuentro se dirige a un sector cuyo trabajo está caracterizado por la invisibilidad social de los cuidados, por estar altamente feminizado con doble presencia trabajo-hogar, de atención permanente que cuida de personas dependientes con la carga emocional que conlleva.

Cifras

En cuanto a las cifras, ha destacado que hay 15.000 trabajadoras en Castilla-La Mancha de las que 3.500 lo hacen en la provincia de Ciudad Real en 70 centros de trabajo.

La mejora de las condiciones laborales y salariales de este colectivo, con ratios obsoletas de 2001, son algunos de los objetivos que persigue CCOO quien recuerda que, actualmente, están en una gerocultura por cada quince personas mayores independientes y de una por cada seis dependientes.

"Tus derechos, la mejor medicina" es el título del encuentro que sobre el consumo de fármacos entre el colectivo de trabajadoras de residencias de personas mayores ha celebrado CCOO /J. Jurado

Prevenir el consumo de fármacos

Por su parte, José Rodríguez ha explicado que desde el sindicato se han propuesto intervenir, sindical y preventivamente, sobre el consumo de fármacos y psicofármacos que se da entre las trabajadoras de las residencias para mayores.

Diferentes trabajos llevados a cabo por la federación, estudios de consumo de sustancias en el trabajo y la experiencia de las diferentes organizaciones nos motiva para la intervención en tanto se dan unas condiciones de trabajo que coadyuvan a consumos significativos de fármacos.

“Para CCOO es imprescindible que se avalúen adecuadamente los riesgos a los que están sometidas estas trabajadores, que semejore significativamente la vigilancia preventiva de la salud y que se garantice una formación adecuada para cada puesto de trabajo, cubriendo aspectos técnicos y relacionales en las residencias”, han indicado.

Un díptico con un mensaje de alerta

Además, CCOO va a distribuir un cartel que avanza un mensaje de alerta ante el consumo no adecuado de fármacos e hipnosedantes. Con el título: Tus derechos, la mejor medicina; Trabajadora, automedicarse no es la solución, se dirige a un sector cuyo trabajo está caracterizado por: la invisibilidad social de los cuidados, por estar altamente feminizado con doble presencia trabajo-hogar, de atención permanente que cuida de personas dependientes con la carga emocional que conlleva. Donde se dan ratios de personal insuficientes que implican ritmos de trabajo difícilmente soportables, posturas repetitivas y forzadas, manipulación de pacientes con sobreesfuerzos, etc.

Todo esto origina daños a la salud que acarrea malestar físico y psicológico. Se intenta aliviar mediante el consumo creciente de hipnosedantes entre otros fármacos. (Se comienza con analgésicos y antiinflamatorios para mitigar el dolor y después se asientan los consumos de hipnosedantes para combatir los problemas de ansiedad, depresión).

El Observatorio Español de las Drogas y las Toxicomanías (OEDA) señala un incremento del consumo, de 5,7% en 2008 a 8,6% en 2014.

Por último, indican que es fundamental el seguimiento y control médico que evite el mal uso y abuso que puede causar daños a la salud. La información clara y objetiva sobre los efectos no deseados de determinadas medicinas es crucial. “Estas medidas poco servirán si no se ven acompañadas de mejoras en las condiciones de trabajo que redunden en una disminución significativa de la carga de trabajo físico y mental. Mejorar los ratios hará disminuir los ritmos de trabajo y ello facilitará la aplicación de medidas ergonómicas que hagan no lesivo este trabajo”.