Un vecino “problemático” mata a otro con unas tijeras en el barrio de Los Rosales de Ciudad Real

Belén Rodríguez Ciudad Real

Los bomberos limpiando la escena del crimen, el rellano de una vivienda unifamiliar de Los Rosales / Elena Rosa

El presunto homicida tiene unos 30 años y se ha entregado a la Policía Nacional sin oponer resistencia. Ha ocurrido sobre las diez de la noche en el rellano de la vivienda unifamiliar del fallecido, un hombre de 59 años

Dos vecinos del barrio residencial de Los Rosales en Ciudad Real han llevado este miércoles por la noche sus desavenencias hasta el extremo de que uno de ellos ha matado presuntamente al otro de un corte profundo en el cuello con unas tijeras.

El presunto homicida, un hombre joven de unos 30 años, se ha entregado sin oponer resistencia poco después de dar muerte a su vecino Isidro Antonio González Gascón, de 59 años, con el que estaba enfrentado. Ha ocurrido poco antes de las diez de la noche en el rellano del número 73 de la calle Arrayanes, la vivienda unifamiliar del fallecido, pared con pared de la del agresor, en el número 75 de la misma calle.

El crimen de Los Rosales ha ocurrido sobre las diez de la noche / Elena Rosa

El crimen de Los Rosales ha ocurrido sobre las diez de la noche / Elena Rosa

El presunto homicida  “es un cafre”

Soltero, de unos 30 años y sin hijos, una vecina de ambos define al agresor como “un cafre, un chico sin oficio ni beneficio que no tenía nada mejor que hacer que incordiar a este matrimonio”. Según esta mujer Antonio y su esposa son “una pareja modélica, sin hijos, a la que adora todo el barrio”.

Otras vecina que paseaba a su perro ha visto la escena: “Antonio estaba arreglando su buzón y ese chico ha llegado por detrás, estaba como acechándole, después no sé lo que se han dicho porque me he metido en casa y ha pasado todo”.

Fachada calle Arrayanes / Elena Rosa

Fachada calle Arrayanes / Elena Rosa

“No está bien de la cabeza”

El cuñado del fallecido, que sobre las once y media de esta noche ha acudido con otros familiares a consolar a la viuda, confirma la versión de que el presunto homicida “no está bien de la cabeza”. Al parecer en los tres años que llevaba en el barrio no dejaba de molestar a sus familiares, pero nadie se imaginaba un desenlace tan violento.

El suceso ha conmocionado el tranquilo barrio de Los Rosales, a las afueras de Ciudad Real, próximo a la carretera de Puertollano, aunque por la hora no se ha enterado mucha gente.

Dos hombres que pasean habitualmente por la zona y conocen a los protagonistas “de vista” confirman que tenían mala relación.