Una bañista con conocimientos médicos salvó a la niña que casi se ahoga en el Playa Park

Belén Rodríguez Ciudad Real
Puesto de socorristas este viernes por la tarde en el Playa Park / Playa Park

Puesto de socorristas este viernes por la tarde en el Playa Park / Playa Park

“Si la menor está viva es por esa chica”, reconocen desde el parque acuático. El socorrista intervino después

Ni los servicios médicos ni el socorrista, el mérito del rescate y reanimación de la niña de 5 años (en principio se dijo que tenía 4) que por poco se ahoga el jueves en el complejo Playa Park de Ciudad Real es de una bañista, profesional del ramo sanitario, que la sacó del agua con la ayuda de una amiga y le hizo el masaje cardiaco. Después intervino uno de los socorristas, que acababa de salir de turno, alertado por otras personas.

Todo fue muy rápido, mucha gente se implicó en el auxilio, pero según admiten desde el Playa Park “si la menor está viva es por esa chica”.

E.S.R., la heroína de esta historia

De iniciales E.S.R., según ha podido confirmar este periódico, la heroína de esta historia estaba pasando la tarde con un grupo de amigos (tres familias), y una de esas personas se dio cuenta de que a una niña pequeña le ocurría algo.

Cuando la rescatadora se lanzó al agua, sobre las siete y cuarto, la menor estaba “flotando inconsciente” en una piscina de adultos en un despiste de los padres, iraníes de visita en Ciudad Real.

Nervios y problemas de comunicación

La rescatadora le hizo la reanimación cardiopulmonar hasta que empezó a expulsar el agua y el socorrista –según la versión de Playa Park- se incorporó después a la maniobra. Fueron momentos de muchos nervios y tensión, “ni siquiera podíamos comunicarnos con los padres que solo hablan iraní”, señalan desde el centro de ocio.

A la niña, consciente y llorando, se la llevó después el equipo médico que acudió a la llamada al 112 hasta el Hospital General de Ciudad Real, en el que ya le han dado el alta tras pasar la noche en observación.

“Los socorristas no son niñeras”

“Los socorristas no son niñeras, los padres deben estar muy pendientes de sus hijos, y más si son niños tan pequeños”, recalcan desde Playa Park, un parque acuático por el que cada verano pasan de media al día entre setecientos y mil bañistas.

El equipo de socorristas del Playa Park, según la empresa, lo forman entre cuatro y cinco personas, dependiendo de la afluencia y si es un día de diario o un fin de semana.