El vino y la fotografía protagonizarán las primeras exposiciones tras la reapertura del Elisa Cendrero de Ciudad Real

Lanza Ciudad Real
Museo Elisa Cendrero

Museo Elisa Cendrero

El Ayuntamiento quiere contar con la UCLM para poder realizar estudios sobre la figura del pintor Carlos Vázquez

Un producto que significa tanto económica, ecológica y socialmente para Ciudad Real como el vino y un arte como la fotografía serán dos de las primeras exposiciones temporales que protagonizarán la reapertura del museo Elisa Cendrero de la capital, prevista para este año tras alrededor de una década cerrado a la espera de su rehabilitación.

Según ha avanzado a Europa Press el concejal de Cultura, José Luis Herrera, estas exposiciones serán los primeros complementos de las exposiciones permanentes que el visitante podrá contemplar sobre la propia Elisa Cendrero y sobre Carlos Vázquez, pintor ciudadrealeño afincado en Barcelona.

“Las obras, tras muchos años paradas, avanzan según los plazos establecidos, por lo que es muy posible que concluyan en unas semanas, aunque tras la restauración del inmueble llegará el momento de adquirir el resto del mobiliario del resto del edificio que se ha creado nuevo, además de ordenadores y seguridad” ha indicado el edil.

Asimismo, antes de la esperada reapertura de uno de los centros museísticos de la Ciudad, José Luis Herrera ha detallado que se van a restaurar los muebles originales que pertenecieron a la dueña de la casa –de estilo art decó la mayoría– y que actualmente se encuentran almacenados para su conservación en las más adecuadas condiciones.

A la exposición permanente de Elisa Cendreros se unirá otra, también permanente que posibilitará la vuelta de la mayor parte del legado de Carlos Vázquez gracias a un acuerdo alcanzado con la Fundación Barraquer –propietaria de la colección– durante un período de 25 años prorrogables.

LEGADO DE CARLOS VÁZQUEZ
El legado del pintor, ilustrador y cartelista Carlos Vázquez regresará de esta forma a la tierra que vio nacer al artista el último día de 1869, una obra que será mucho más amplio de lo que en principio estaba acordado con la Fundación Barraquer y que permitirá conocer más a fondo no sólo al artista sino también a la persona, sus amistades y las circunstancias de su vida.

En concreto, el concejal de Cultura ha explicado que en las últimas reuniones con la Fundación Barraquer se ha conseguido ampliar considerablemente el número de obras y de objetos del artista que se podrán ver en la capital –algunos de los cuales ya han llegado– “y que constituyen un legado absolutamente excepcional”.

Ha señalado Herrera a Europa Press que entre los objetos que se van a exponer se encuentran el dormitorio, varias cómodas, un arcón, el caballete, vitrinas, archivos, lámparas o una mesa. “El objetivo de conseguir esta cesión tan amplia es que desde el Consistorio capitalino queremos trasladar, expositivamente, la vivienda a Ciudad Real para que los paisanos de este gran artista conozcan todas las facetas posibles de él, incluyendo un matiz mucho más humano”, ha dicho el edil.

Asimismo, más adelante el Ayuntamiento de Ciudad Real quiere contar también con la Universidad de Castilla-La Mancha para plantear la posibilidad de que se puedan realizar estudios sobre la figura del pintor, “un quijote manchego que encontró su lugar en la sociedad burguesa de Barcelona y que trabajó incluso en lugares como París o Venecia”.

José Luis Herrera ha avanzado que entre los objetos que viajarán a Ciudad Real gracias a este convenio de cesión se encuentran más de 85 cuadros; una treintena de carteles; más de una treintena de pinturas sin enmarcar; quince medallas, premios y condecoraciones; cinco esculturas; o una docena de diplomas, además de bocetos y cuadros inacabados.

También se incluyen en la colección numerosas cartas con destacados intelectuales o artistas de la época entre las que se encuentran, por ejemplo, una que le enviaba el pintor Joaquín Sorolla para comunicarle que iría a Barcelona para pasar unos días con él u otra de Santiago Rusiñol en la que le proponía, en nombre de un grupo de pintores, que formara parte del jurado de la Exposición Nacional del año 1915.

ATENEO CULTURAL
Pero mientras que se finalizan las obras de rehabilitación, desde el Consistorio capitalino trabaja intensamente para dotar de contenido al centro museístico desde el primer día con el objetivo de que se convierta en un nuevo referente cultural de la ciudad y en el que, además, quieren que haya espacio para un ateneo cultural.

“Es vital para la cultura de esta ciudad que este centro vuelva a abrir tras tantos años cerrado. Era un reto que nos marcamos en el programa electoral y que estará culminado antes de que concluya la legislatura” ha indicado, al tiempo que ha insistido en que el objetivo del equipo de Gobierno de Pilar Zamora es que sea un lugar “vivo, dinámico y referente”.

Para ello, ha destacado el edil, prevé contar con la colaboración del Consejo de Cultura y se podrá aprovechar el espacio desde para exposiciones de fotografía o artes plásticas, por ejemplo, hasta para presentaciones, “pasando incluso por el cine, gracias al pequeño salón de actos que queremos construir”. “Cualquier necesidad de los colectivos culturales de la capital tendrá su reflejo en este espacio”, ha anunciado.

Con este objetivo, ha avanzado a Europa Press el edil responsable del Área de Cultura, ya hay dos exposiciones apalabradas para los primeros meses de apertura del museo que son, por un lado, una centrada en el mundo del vino, que ha sido realizada por personas de Ciudad Real tras bastantes años de trabajo, además de una de fotografía.

“Esas son las primeras propuestas pero para todas las demás queremos contar, como siempre hemos hecho, con el Consejo y el Ateneo Cultural con el objetivo de que nos hagan propuestas que podamos ir analizando y, en la medida de lo posible, haciendo realidad” ha concluido el concejal de Cultura.