CNT Ciudad Real muestra su solidaridad con Rojava

Noemí Velasco Ciudad Real
Cartel editado por CNT Ciudad Real en solidaridad con el proyecto político y social de Rojava / Lanza

Cartel editado por CNT Ciudad Real en solidaridad con el proyecto político y social de Rojava / Lanza

CNT Ciudad Real ha exigido a Turquía que cumpla con el Derecho Internacional y acabe con la presión militar sobre la región kurda de Rojava. Además, el sindicato muestra su "admiración" por las nuevas estructuras sociales y políticas que han surgido en la zona, influidas por las ideas y las prácticas libertarias

CNT Ciudad Real ha exigido la retirada del ejército turco del territorio sirio y ha manifestado su apoyo a la revolución social que tiene lugar en la región kurda conocida como Rojava. En un comunicado, el sindicato muestra su “admiración” por la nueva forma de organización social y política que están construyendo sus habitantes.

Conocida en el mundo por la resistencia que hubo por parte de las brigadas kurdas de mujeres frente al Daesh, lo cierto es que la región ha puesto en marcha un sistema político totalmente diferente, que bebe del anarquismo, el comunismo, el feminismo y la ecología.

La organización anarcosindicalista señala que la propuesta se conoce como “confederalismo democrático” y tiene estructuras de autogobierno y autogestión influidas por las ideas y las prácticas libertarias.

Así pues, según explican, el confederalismo democrático actualiza la propuesta anarquista en la teoría y en la práctica a la realidad de un planeta globalizado y con grandes problemas medioambientales.

“Otro mundo es posible”

Para la organización anarcosindicalista la revolución de Rojava es “una fuente de esperanza” para las personas que buscan “una vida más allá del Estado, el capital y el patriarcado”, es un ejemplo de que “otro mundo es posible”, y por eso muestra su solidaridad con las personas que defienden el proyecto.

CNT hace un llamamiento a la organización y a compartir las ideas libertarias, basadas en la libertad, la igualdad, el apoyo mutuo y la ausencia de jerarquías. A su juicio, en Rojava se dan “las bases para una sociedad libre y comunitaria basada en la igualdad de género, la ecología y la democracia básica”.

Por todo ello, la organización exige a Turquía, Estado al que califica que “fascista” y acusa de “masacrar” a la población, que cumpla con el Derecho Internacional. También es muy crítica con los movimientos de Estados Unidos y Rusia en Oriente Medio, y con la relación que mantienen algunos países europeos con el Estado turco.