Condenado a 8 años de prisión por abusar de una niña de 12 años en Manzanares

Belén Rodríguez Ciudad Real
Carmen Delegado, abogada de la Junta, ha ejercido la acusación particular en nombre de la menor  / Elena Rosa

Carmen Delegado, abogada de la Junta, ha ejercido la acusación particular en nombre de la menor / Elena Rosa

La menor está apartada de su familia y tutelada por la Junta de Comunidades

La sección primera de la Audiencia Provincial ha condenado a 8 años de cárcel por abuso sexual con penetración A.C.P., un joven de 31 años de Manzanares que mantuvo relaciones sexuales completas con una niña de 12 años.

La chica, de la que la fiscal dice “no estaba preparada evolutivamente para tener una relación sexual completa”, y su hermana de 14 años, se encontraron con el acusado en Manzanares la tarde del 3 de marzo de 2015. El adulto las invitó a ir a la finca de un amigo, en el camino de las Cuevas de Membrilla, y las chicas se fueron caminando hasta allí.

Estuvieron esperando horas al acusado que llegó sobre las once de la noche. Una vez en la casa de la finca, el adulto empezó a besar y desnudar a la más pequeña de cintura para abajo, “que no manifestó oposición para ello”, dice textualmente el escrito de calificación de los hechos probados.

La chica le pidió que parase

La menor se empezó a incomodar cuando el adulto se puso un preservativo y la penetró, entonces le pidió que parase porque le hacía daño, pero él siguió adelante hasta que eyaculó. Tampoco hizo caso a las advertencias de la hermana, que también le pidió que la dejara.

La víctima y su hermana, mayor de edad ahora, ratificaron estos hechos en el juicio que se celebró la semana pasada en la Audiencia Provincial de Ciudad Real.

La segunda vez que abusan de ella

Se da la circunstancia de que esta cría ya fue víctima de otro abuso sexual cuando convivía con su madre, en septiembre de 2014.

Meses después de lo sucedido en marzo de 2015, cuando se tomó conciencia de que la menor estaba desprotegida, los servicios sociales decidieron  apartarla de su entorno familiar y llevarla a un hogar de protección, situación en la que permanece ahora “con una excelente evolución personal”, según la abogada de la Junta Carmen Delgado, que ejerció la acusación particular en el juicio.

.